Save pagePDF pageEmail pagePrint page

A partir de noviembre se instalarán los contenedores específicos para biorresiduos de origen doméstico y se repartirán los cubos específicos para los hogares. Durante 2019 el Ayuntamiento prevé ampliar la recogida a toda la ciudad.

Valencia amplía la recogida selectiva de materia orgánica

Hoy viernes se aprueba en la Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de Valencia la adquisición de materiales para la puesta en marcha de la segunda fase del proyecto de implantación de recogida selectiva de materia orgánica. La implantación escalonada será del 5 de noviembre al 17 de diciembre y a finales de año se llegará así al 51 % de la población y 35 barrios de un total de 11 distritos. En 2019 se ampliará al resto de la ciudad. El incremento del gasto para el Ayuntamiento de València será de 6,3 euros por habitante y año y el objetivo es reducir la generación de residuos urbanos y producir un compost «de calidad» con la materia recogida para contribuir a «la economía circular».

«Es imprescindible la participación ciudadana para contribuir a la sostenibilidad», explicó esta semana en rueda de prensa el alcalde de València, Joan Ribó, quien junto con la concejala de Gestión de Residuos Sólidos, Pilar Soriano, pidió que los vecinos y vecinas usen el contenedor marrón de materia orgánica para los restos de alimentos y vegetales en los barrios donde se instalarán.

Once distritos serán los que podrán disfrutar de este servicio de recogida al finalizar 2018, después del plan piloto desarrollado en cuatro barrios de la ciudad y entre los grandes productores (que incluyen mercados, escuelas, hospitales y supermercados).

Se aprobará un precio público para la venta del compost que se está produciendo con la materia orgánica recogida de forma separada

Esta iniciativa de reutilización de recursos y reducción de residuos también contribuirá, como destacó Ribó, «a obtener un compost de calidad» que permitirá potencialmente «eliminar alrededor de una tercera parte de los residuos, eliminar el metano que se produce al pudrirse la materia orgánica, sustituir los químicos del adobo y reducir la contaminación de las aguas subterráneas».

Pilar Soriano explicó que se aprobará un precio público para la venta del compost que se está produciendo con la materia orgánica. La implementación en toda la ciudad de este tipo recogida está prevista para finales de abril de 2019, ya que entre marzo y abril de ese año se extenderá el contenedor marrón al resto de Valencia.

Dos islas de recogida

Con la implantación de esta segunda fase se llega aproximadamente a 400.000 habitantes de la ciudad, ya que la primera fase ya alcanza a unos 55.000 habitantes. Se incorporarán ahora 1.370 contenedores de carga lateral, 100 contenedores de carga trasera, seis recolectores de carga lateral de Gas Natural y 2 minimáticos híbridos eléctricos. La previsión de la producción orgánica total en 2019 es de 35.000 toneladas al año.

La concejala de Gestión de Residuos Sólidos, Pilar Soriano, explicó también que después del análisis del proyecto piloto, se ha optado por incorporar dos islas de recogida de residuos, una con los contenedores de recogida selectiva y otra con los grises destinados a los residuos no reciclables, para potenciar la idea de que «se tiene que separar aquello reciclable» de lo que no se puede recuperar.

Asimismo, para informar a la ciudadanía se hará una campaña de comunicación boca a boca a través de puntos de información, además del reparto de cubos específicos para la recogida doméstica y una campaña de publicidad que se lanzará después del verano en los medios de comunicación.

Al mismo tiempo, la concejala Soriano indicó que en los PAI (Programas de Actuación Integrada) Moreres, Quatre Carreres, Sociópolis y Benicalap se instalarán contenedores de recogida selectiva en los almacenes de los edificios para conseguir zonas sin contenedores en la calle. Los contenedores serán de orgánica, vidrio, papel-cartón, envases y fracción resto.

PROYECTO PILOTO

La fase piloto del proyecto de recogida selectiva de materia orgánica se realizó de noviembre de 2016 a octubre de 2017 en Sant Marcel·lí, Benimaclet, Campanar, Sant Pau y en los grandes productores. En 2017 se produjo un incremento en la recogida selectiva de Valencia del 10,18 % respecto al año anterior, con un total de 45.593,29 toneladas respecto a las 41.382,19 toneladas de 2016.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *