Las organizaciones ecologistas Good Karma Projects y Surfrider Foundation consiguen su primera victoria en la acción legal por contaminación de pellets de plástico en España.

pellets de plástico

La administración catalana ha admitido llevar a trámite la solicitud de las organizaciones ecologistas Good Karma Projects y Surfrider Foundation de un procedimiento de exigencia de responsabilidad ambiental debido a la persistente contaminación por pellets de plástico en Tarragona.

Esta investigación permitirá elaborar una resolución en la que se determine si existe o no la responsabilidad ambiental por la contaminación por pellets de varias empresas de la cadena de valor del plástico implicadas, según explican las entidades demandantes en un comunicado en el que no mencionan de qué compañías se trata. Si lo hace, sin embargo, el medio digital catalán Porta Enrere, que señala a 8 empresas del sector con actividad en la región.

En el caso de que se aprecie que sí existe esta responsabilidad, la resolución deberá concretar las medidas de prevención de la contaminación y de reparación de daño a llevar a cabo por las empresas, entre otras cosas.

Iván Hortigüela, abogado del equipo jurídico de INSTA que ha colaborado con las organizaciones ambientales, explica lo que esto supone: “Con esta resolución se admite a trámite la solicitud de inicio del procedimiento de exigencia de responsabilidad medioambiental. Se abre ahora un período de seis meses durante el que la Subdirección General pertinente estudiará a fondo toda la información proporcionada por los diferentes actores implicados en el proceso”.

En un comunicado conjunto, ambas entidades aseguran que “estos microplásticos, que acaban en el medioambiente como consecuencia de su pérdida por parte de las empresas de la cadena de plástico, llevan años contaminando las playas de Tarragona, especialmente la Platja de la Pineda y de los Prats de Vila-seca, perteneciente a la Red Natura 200. Además, los vientos predominantes de la zona, indican que los pellets son arrastrados mar adentro viajando por el Mediterráneo y afectando otros espacios naturales protegidos como el Delta del Ebro e incluso las islas Baleares”.

Lucie Padovani, responsable del área de basura marina en Surfrider Foundation, declara que “dado que la Unión Europea está trabajando actualmente en una regulación de la contaminación por pellets de plástico, este primer paso supone una victoria legal y un poderoso símbolo de cambio. Esta acción legal resonará también a lo largo de la UE; pues la contaminación por pellets y sus desastrosos impactos afectan a todo el territorio. Hoy, hemos demostrado que la sociedad civil y las autoridades públicas están dispuestas a afrontar este problema, garantizando la rendición de cuentas y aplicando el principio de quien contamina paga”.

Así, las entidades demandantes, que celebran haber conseguido una primera victoria legal, reclaman “una acción responsable y concreta de las empresas involucradas y la cooperación de las autoridades para garantizar la sostenibilidad del entorno”.

Según Jordi Oliva, cofundador de Good Karma Projects, “después de más de 5 años de trabajo del voluntariado en el terreno hemos conseguido recopilar la información necesaria e irrefutable para dejar de cuestionar de una vez el origen de la contaminación. Esto ha sido posible gracias a la colaboración de Per la Mar Viva y Surfrider Foundation, así como del Ayuntamiento de Vila-seca, una figura que nos ha dado apoyo. Necesitamos líderes dentro de la administración que quieran solucionar este problema en origen de forma efectiva y dejen de promover, por ejemplo, la limpieza de los espacios afectados ya que es inviable. Lo que vemos en las playas es solo una pequeña parte del problema, necesitamos medidas contundentes de forma urgente”.

En palabras de Xavier Curto, coordinador de Surfrider España, “no es habitual el inicio de expedientes de responsabilidad ambiental impulsados por ONG en nuestro Estado, de forma que estamos muy contentas con el inicio del trámite por parte de la administración, creemos que esta acción evidencia la necesidad de una regulación en la cadena de valor del plástico. Confiamos en que esta primera victoria ayude a entender a la administración que es necesario exigir obligaciones a las empresas. La Ley Catalana de Residuos es el momento y espacio perfecto para ello”.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *