Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

Según las caracterizaciones realizadas por el Consorcio de Residuos, tan solo una cuarta parte de lo que se tira en estos contenedores es realmente resto.

Caracterización de los contenedores de resto en el Vallès Occidental

En el marco de la campaña del Consorcio para la Gestión de Residuos del Vallès Occidental, «Excusas o separas», durante el pasado mes de febrero se llevaron a cabo inspecciones del contenido de los contenedores de resto de diversas poblaciones del Vallès Occidental, en la provincia de Barcelona. De las inspecciones se concluye que más del 75% de los residuos que se tiran al contenedor de resto se podrían reciclar si se hubieran depositado en su contenedor correcto o se hubieran llevado al centro de recogida o punto limpio.

La fracción resto corresponde a aquellos residuos que no se pueden aprovechar, es decir, al polvo de barrer, colillas, estropajos, textil sanitario…, pero en realidad, lo que se ha encontrado en el contenedor de resto son muchos residuos que serían aprovechables y solo entre un 19% y un 26% es propiamente rechazo.

Cabe destacar que en el entorno del 40% del peso de las bolsas de rechazo viene dado por la gran cantidad de materia orgánica que se tira de forma incorrecta, ya que se debería haber llevado al contenedor marrón. Dentro de esta proporción de orgánica se han encontrado, además de restos de comida, también ramas de arbustos y un 25% de comida en buen estado (barras de pan, bocadillos enteros, fruta entera, comida envasada caducada… ), lo que denota también el alto nivel de desperdicio alimentario.

También se han encontrado residuos que necesitan una gestión especial: material electrónico, escombros, cápsulas monodosis de café, ropa… Todos estos materiales hay que llevarlos al centro de recogida, ya que allí los separan para llevarlos a gestores específicos de cada tipo de residuo con el fin de aprovecharlos. Respecto los envases, abundan los embalajes de alimentos y briks.

Sin embargo, en los municipios de Matadepera y Palau de Plegamans, donde se hace recogida puerta a puerta, los valores de la fracción resto se acercan más a las cifras deseables.

 

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *