Save pagePDF pageEmail pagePrint page

José María Ferrer

Ainia

Fijar una metodología de medición de los residuos alimentarios común y eficaz es el primer paso necesario para abordar su correcta gestión y su prevención.

Los residuos alimentarios deben minimizarse y para ello, entre otros aspectos, es necesaria una adecuada gestión. Por ello consideramos relevante hablar sobre la metodología y requisitos para su medición, tal y como se ha establecido a través de la Decisión delegada (UE) 2019/1597 de la Comisión de 3 de mayo de 2019 por la que se complementa la Directiva 2008/98/CE del Parlamento Europeo y del Consejo en lo que concierne a una metodología común y a los requisitos mínimos de calidad para la medición uniforme de los residuos alimentarios.

Prevención y reducción de los residuos alimentarios en toda la cadena alimentaria

La regulación sobre residuos contemplaba los residuos alimentarios en la directiva 2008/98/CE, traspuesta en España a través de la Ley 22/2011, que reguló en materia de prevención de residuos alimentarios a través de los programas de prevención de residuos que los Estados miembros deben elaborar.

Como consecuencia de las obligaciones legales derivadas de la gestión de los residuos de alimentos era necesario fijar la metodología común y requisitos mínimos de calidad para la medición uniforme de los niveles de residuos alimentarios sobre la base de los resultados de los trabajos de la Plataforma de la UE sobre pérdidas y desperdicio de alimentos.

La regulación sobre los residuos alimentarios conecta con el concepto de «alimento» (Reglamento nº 178/2002), ya que los alimentos incluyen también partes no comestibles, si estas no se separan de las partes comestibles cuando se producen los alimentos, tales como los huesos de la carne destinada al consumo humano. Por consiguiente, los residuos alimentarios pueden comprender elementos con partes de alimentos destinadas a ser ingeridas y partes de alimentos no destinadas a ser ingeridas.

El concepto de los residuos alimentarios es amplio, no obstante, debemos tener en cuenta que situaciones como las de pérdida de producto en fase de la cadena alimentaria previas a que el producto se haya transformado en alimento no están contempladas. Del mismo modo se excluyen también el material agrícola y los subproductos animales.

Metodología común para la medición de los residuos alimentarios

La metodología que se propone en la Decisión 1597/2019 pretende lograr la aplicabilidad y una reducción de la carga administrativa (supervisión proporcional y razonable). No deben medirse como residuos alimentarios algunos flujos de residuos que es previsible que no los contemplen o en caso de hacerlo, será en cantidades insignificantes.

El control y medición de los residuos alimentarios pasa por una verificación concreta de ciertos materiales que siempre que sea posible deben ser excluidos, caso de la masa de los materiales no alimentarios mezclados con residuos alimentarios (tales como tierra o embalajes).

La periodicidad con la que deben controlarse los residuos en cada fase de la cadena alimentaria, como mínimo será cada cuatro años. Adicionalmente a los controles cuatrienales los Estados miembros deben notificar anualmente las cantidades de residuos alimentarios.

Como indicábamos, la medición por separado se hará en cada una de las fases de la cadena alimentaria, de acuerdo con lo especificado en el anexo I de la Decisión 1597/2019.

Los residuos alimentarios se clasifican de acuerdo con el anexo II o cualquier otro código de residuos que los incluya. Aquí podemos ver la categorización que incorpora la Decisión 1597/2019.

La medición de los residuos se apoya en distintas opciones que nos da la legislación, los métodos pueden estar basados en el acceso o medición directos u otros sistemas alternativos tales como el balance de masas o los coeficientes.

Métodos basados en el acceso directo a los residuos alimentarios/medición directa

Medición directa (pesaje o medición volumétrica)

Utilización de un dispositivo de medición para determinar la masa de las muestras de residuos alimentarios o las fracciones de residuos totales, directamente o en función del volumen. Ello incluye la medición de residuos alimentarios recogidos por separado.

Recuento/escaneo

Evaluación del número de elementos que componen los residuos alimentarios y utilización del resultado para determinar la masa.

Análisis de la composición de los residuos

Separación física de los residuos alimentarios de otras fracciones para determinar la masa de las fracciones separadas.

Registros

Una persona o un grupo de personas llevan un registro periódico de información sobre los residuos alimentarios.

Otros métodos alternativos a los de medición directa

Se utilizarán los métodos siguientes cuando no haya acceso (físico) directo a los residuos alimentarios o cuando la medición directa no sea viable:

Balance de masa

Cálculo de la cantidad de residuos alimentarios sobre la base de la masa de las entradas y salidas de alimentos en el sistema medido, así como de la transformación y el consumo de alimentos en el sistema.

Coeficientes

Utilización de coeficientes o porcentajes establecidos previamente de residuos alimentarios representativos de un subsector de la industria alimentaria o de un explotador de una empresa particular. Tales coeficientes o porcentajes se establecerán por muestreo, a partir de los datos facilitados por los explotadores de empresas alimentarias o por otros métodos.

Fuente original:
Ainia

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *