Save pagePDF pageEmail pagePrint page

La experta en sostenibilidad Bea Johnson presentó ayer en Madrid su libro “Residuo Cero en casa”, en el que cuenta cómo su familia ha dejado de generar basura, consiguiendo importantes ahorros en su economía.

cómo el método residuo cero puede hacernos ahorrar en casa
Comprar a granel es una de las muchas propuestas de Bea Johnson para reducir la cantidad de basura que generamos.

Adoptar el estilo de vida de “residuo cero” en casa puede reducir hasta el 40% del gasto total de una familia de cuatro personas, solamente renunciando a lo que “no necesitamos” y llevando una vida “simple, aunque adaptada a la cultura y al país en el que cada uno vive”.

Así lo ha comprobado Bea Johnson, experta en prevención de residuos y autora del libro “Residuo Cero en casa”, que presentó ayer en Madrid la edición en castellano de su obra.

En el libro, traducido ya a 18 idiomas, esta especialista en sosteniblidad de origen francés explica cómo ha mantenido, desde el año 2008, una vida sin generar ningún tipo de residuo en su casa de California, en la que vive con su marido y sus dos hijos adolescentes.

Johnson explica que, cuando su marido y ella se mudaron a un apartamento más pequeño, la pareja tuvo que guardar provisionalmente buena parte de sus propiedades, y entonces se dieron cuenta de que podían -y debían- desprenderse de, al menos, el 80% de estas.

“Pensamos en qué futuro queríamos dejarles a nuestros hijos”, recuerda Johnson, “y decidimos optar por un modo de vida que redujera al máximo posible los residuos que generamos y con el que ganáramos tiempo para coleccionar momentos, en vez de cosas”, añade.

Portada de 'Residuo Cero en casa'
Portada de la edición española ‘Residuo Cero en casa’

Cinco erres

La autora propone guiarse por las cinco -y no tres- erres (en inglés, “refuse”, “reduce”, “reuse”, “recycle” y “rot”): “rechazar lo que no necesitamos, reducir el consumo, reutilizar las cosas, reciclar -como última opción- y compostar el residuo orgánico“.

En este sentido, asegura tener solo 15 prendas de ropa, que además son de segunda mano, así como utilizar productos de higiene y cosmética naturales que compra a granel, igual que todos los alimentos del hogar que, en el momento de compra en el mercado, los introduce en bolsas de tela y, al llegar a casa, los almacena en tarros de cristal.

La autora sostiene que comprar a granel resulta más barato que obtener productos envasados en el supermercado, pues “el 15% del precio de cada producto envasado cubre los gastos de embalaje“, afirma, y añade que “el 70% del precio del jabón de lavadora se debe al empaquetado“.

Así, ahorra tener envases y recicla menos, pues “el residuo cero no propone reciclar más, sino, al contrario, evitar que se produzca el residuo en primer lugar, mediante el rechazo, la reutilización y la reducción”.

Sin embargo, señala que algunos recipientes sí necesitan ser reciclados, y opta por materiales fácilmente reciclables, como el vidrio, el metal y el cartón, así como la madera, que además es compostable.

Para Johnson la clave está en la simplicidad, ya que, aduce, “no dedica sus días a crear pasta de dientes ni productos de limpieza”, sino que utiliza bicarbonato de sodio y agua para lavarse los dientes y, para limpiar la casa, vinagre blanco, mezclado con este mismo producto.

Reducción del gasto

“Al contrario de lo que se suele pensar -prosigue Johnson-, la vida de residuo cero no es para hippies ni para gente con mucho tiempo libre”, argumenta esta autora que ahora, gracias al blog que escribe y al libro en el que cuenta su experiencia, ofrece conferencias y charlas en televisión sobre su estilo de vida.

Johnson asegura que su familia ha reducido en un 40% los gastos totales del hogar, y que, gracias a este dinero ahorrado, han podido invertir en placas solares, así como instalar un sistema de reciclaje y reutilización de aguas grises, para reducir su consumo de agua.

Fuente:
Efeverde

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *