Cada ciudadano depositó una media 17,1 kg de envases ligeros en el contenedor amarillo, y 19,4 kg en el azul, siendo el papel y cartón el material más reciclado.

Crece el reciclaje de envases en 2019

En 2019, los españoles depositaron en los contenedores amarillos y azules un 8,1% más de envases con respecto al año anterior, según los datos presentados ayer por Ecoembes, la organización que coordina el reciclaje de envases en España. Cabe destacar que este crecimiento no va vinculado al aumento del consumo en los hogares, que según el INE fue del 1,1%, lo que refleja una mayor participación de la ciudadanía en la separación de sus residuos domésticos.

Por fracciones, los contenedores amarillos fueron los que mayor crecimiento experimentaron, llenándose un 9,1% más que en 2018. Esto fue posible gracias a que cada ciudadano depositó en ellos 17,1 kg de envases de plástico, metálicos y briks para su posterior reciclaje.

En el caso del contenedor azul, y con una media de 19,4 kg de envases de papel y cartón por ciudadano, el crecimiento alcanzado fue del 7,2%.

Así, el pasado año se reciclaron en España un total de 1.505.661 toneladas de envases de plástico, latas, briks, y de papel y cartón. De esta cifra, 616.736 toneladas corresponden a envases de plástico, 249.420 toneladas a envases metálicos –como latas de conservas o refrescos– y 631.683 toneladas a papel y cartón, el material más reciclado.

Aunque el aumento fue generalizado en todas las Comunidades Autónomas, las que registraron mayores incrementos en el contenedor amarillo fueron Comunidad Valenciana (15,8%), Región de Murcia (15,2%) y Baleares (14,9%); y en el contenedor azul, Comunidad de Madrid (13,9%), Región de Murcia (13,5%) y Comunidad Valenciana (10,9%).

En los últimos cinco años, el uso en nuestro país del contenedor amarillo y azul se ha incrementado, de media, un 32%.

Cuatro millones más de recicladores

“Los datos de 2019 son reflejo de una tendencia ascendente que venimos experimentando con fuerza los últimos 5 años y que demuestran que, lejos de estancarse, el compromiso social con el reciclaje de envases sigue creciendo y se ve acompañado con las capacidades del modelo para darle respuesta”, aseguró Óscar Martín, consejero delegado de Ecoembes, quien también destacó que “en España ya somos más de 37 millones los ciudadanos recicladores, 4 millones más que hace solo 5 años, lo que demuestra que el reciclaje es una de las principales herramientas en las que los ciudadanos confiamos para hacer frente al desafío ambiental al que nos enfrentamos”.

En este sentido, Ecoembes estima que gracias al más de millón y medio de toneladas de envases reciclados en 2019, se evitó la emisión de 1,67 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera, el equivalente a lo que emiten las centrales de carbón en España durante dos meses. Además, se ahorraron 20,74 millones de m3 de agua, 6,36 millones de MWh de energía y 1,5 millones de toneladas de materias primas.

“El objetivo de Ecoembes es alcanzar una sociedad 100% recicladora”, afirma Óscar Martín, y para ello, la entidad está desarrollando varias líneas de trabajo, entre las que destaca Reciclos, proyecto que se apoya en la tecnología para que los ciudadanos comprometidos vean recompensados sus esfuerzos a través de incentivos ambientales al reciclar sus latas y botellas de bebidas.

Por otro lado, la entidad trabaja junto con las empresas para impulsar el ecodiseño de envases, es decir, a que reduzcan el uso materia prima en su fabricación, incorporen material reciclado a su composición y sean más fácilmente reciclables, entre otras medidas. En los últimos 20 años se han conseguido ahorrar hasta 581.800 toneladas de materias primas a través de iniciativas de ecodiseño.

El ciclo del reciclaje

El ciclo del reciclaje comienza en el momento en el que los ciudadanos separan sus envases, depositándolos en los contenedores de la calle o en los puntos de reciclaje situados en estadios de fútbol, aeropuertos, oficinas y establecimientos del sector Horeca (hostelería y restauración).

Las administraciones públicas juegan un papel fundamental desde dos ámbitos: la sensibilización ciudadana, a través de campañas de concienciación, y la disposición de infraestructuras dedicadas al reciclaje. Así, Ecoembes trabaja con los más de 8.000 ayuntamientos de toda España y financia el coste del servicio esencial de recogida y tratamiento de los residuos de envases así como los contenedores puestos a disposición de los ciudadanos, que ya suman un total de 659.628 (20.689 más que el año anterior). De esta cifra, 390.611 son contenedores amarillos y 224.945 azules –con una ratio de un contenedor cada 100 metros–, mientras que los 44.072 restantes son los puntos de reciclaje situados en los lugares donde la ciudadanía pasa parte de su tiempo.

Tras la recogida de los contenedores, los residuos se trasladan a una de las 96 plantas de selección dispuestas por todo el país, donde se clasifican los distintos materiales antes de ser convertidos en nuevas materias primas. Aquí, Ecoembes ofrece asesoramiento técnico para facilitar la automatización de las instalaciones y, de este modo, mejorar la eficiencia en el tratamiento de los residuos. Finalmente, los envases clasificados se mandan a uno de los 422 recicladores homologados distribuidos por todo el país.

Para llevar a cabo todo este proceso, desde el pago de operarios, camiones y contenedores, incluyendo los costes de recogida, transporte y selección de los residuos, así como las iniciativas de sensibilización, los ayuntamientos recibieron en 2019 un total de 615 millones de euros. El pago de estos costes a los ayuntamientos es posible gracias al Punto Verde que abonan las 12.500 empresas que forman parte de Ecoembes. A través de este símbolo presente en los envases, las empresas impulsan y financian el correcto tratamiento de los envases que ponen en el mercado.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *