Save pagePDF pageEmail pagePrint page

Investigadores de la UPCT han logrado reducir en un 90% la movilidad de los metales pesados en dos depósitos mineros mediante el uso de deyecciones porcinas y residuos de la industria marmolera.

Los investigadores proponen los purines y los residuos de la industria del mármol para recuperar suelos degradados por metales pesados
Panorámica de uno de los espacios recuperados en el proyecto Mipolare

El purín y el mármol son la mejor opción para rehabilitar suelos degradados. Así lo manifestaron la semana pasada investigadores y técnicos ante el equipo evaluador externo de la Comisión Europea que revisó el pasado jueves, en la Escuela de Ingenieros Agrónomos de la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT), las conclusiones del proyecto europeo Mipolare.

Según los investigadores, por los resultados obtenidos en la rehabilitación de los depósitos mineros de Santa Antonieta y El Gorguel (Cartagena), el uso del purín, el estiércol de cerdo, el residuo del lodo de mármol y la utilización de especies fitoestabilizadoras, es la mejor de las alternativas para la recuperación de espacios contaminados por metales pesados.

Los investigadores del grupo de Gestión, Aprovechamiento y Recuperación de Suelos y Agua de la UPCT han demostrado que la reducción en metales pesados ha sido incluso superior a lo esperado en las previsiones iniciales del proyecto, reduciendo su movilidad en un 90%.

El proyecto mantendrá su continuidad en el tiempo, “ya que se ha dado un valor ambiental y cultural a dos zonas contaminadas del municipio de Cartagena, dotándolas de itinerarios paisajísticos guiados, visitables”, señalan Ángel Faz y Mª Dolores Gómez, investigadores de la UPCT.

Uno de los compromisos adquiridos con la Comisión Europea es la difusión y transferencia de la experiencia y de los conocimientos generados a nivel regional, nacional y europeo a través de información pública y manuales adaptados a los diferentes grupos de interés.

El proyecto Mipolare comenzó en 2010 y finalizó el pasado mes de junio, y su finalidad es lograr una metodología para la rehabilitación ambiental y paisajística de espacios degradados, conocida como fitoestabilización asistida.

En este proyecto de investigación han participado la dirección general de Energía y Actividad Industrial y Minera de la Región de Murcia, la dirección general de Calidad y Evaluación del Medio Ambiente, el Centro Tecnológico del Mármol, Portman Golf y la Universidad Politécnica de Cartagena.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *