El objetivo de este proyecto es transformar los residuos del sector avícola en productos de base biológica para aplicaciones agrícolas, como bandejas de semillas, geotextiles o espumas hidropónicas.

Proyecto para la valorización de plumas del sector avícola

El sector avícola genera en Europa 3,6 millones de toneladas de residuos de plumas todos los años, de los que solo aproximadamente un 25% es recogido por separado y utilizado para la elaboración de fertilizantes y harina de plumas. Para abordar esta cuestión, el pasado 1 de mayo se puso en marcha el proyecto UNLOCK, cuyo objetivo es generar un flujo de residuos que contenga casi un 90 % de queratina, una proteína valiosa que puede ser fuente de materiales biodegradables.

«En línea con la Estrategia de Bioeconomía de la Unión Europea, el proyecto UNLOCK va a valorizar las plumas de ave para la elaboración de productos de base biológica de alto valor añadido para aplicaciones agrícolas. Nuestra solución reducirá estos residuos generados por el sector avícola y, al mismo tiempo, también sustituirá los materiales fósiles que se usan actualmente en la agricultura por otros renovables» subraya Sarah Montes, de CIDETEC Surface Engineering, coordinadora del proyecto.

En el transcurso de este proyecto de cuatro años financiado por Bio-Based Industries Joint Undertaking (BBI JU), los socios de UNLOCK diseñarán cadenas de valor innovadoras y económica y medioambientalmente sostenibles con el fin de crear una bioeconomía basada en las plumas. Cuatro procesos diferentes valorizarán las plumas: desde el tratamiento mecánico hasta la explosión de vapor, la fermentación microbiana o la hidrólisis química, dependiendo del tipo de productos finales que se desee obtener.

Los productos de base biológica generados se adecuarán a las necesidades del sector agrícola con la creación de bandejas de semillas, geotextiles no tejidos, películas para cubiertas vegetales y espumas hidropónicas. Además, la queratina que contienen estos innovadores materiales proporcionará ventajas adicionales al finalizar la vida útil del producto: se prevé que los materiales a base de queratina produzcan cero residuos y posibiliten una biodegradabilidad controlada, lo que también enriquecerá los suelos con nitrógeno orgánico.

Para comenzar a trabajar en esta iniciativa compleja pero prometedora, los 15 socios europeos celebraron una reunión inicial el pasado 28 de abril. En esta reunión quedó patente la fortaleza del consorcio de UNLOCK, que abarca toda la cadena de valor, desde el análisis de la materia prima y la cadena de abastecimiento hasta las evaluaciones del equipamiento, los procesos, la fabricación del producto final y la sostenibilidad.

Es posible que tan solo se acabe de iniciar la hoja de ruta para la transformación de los sistemas avícolas tradicionales en sistemas circulares y sostenibles, pero para el momento en que finalice el proyecto, se habrán creado dos biorrefinerías comerciales, las primeras de esta naturaleza.

Basándose en el éxito del proyecto KaRMA2020, el objetivo de UNLOCK es continuar avanzando hacia un sector agrícola europeo más sostenible.

El proyecto UNLOCK ha recibido financiación de cinco millones de euros del programa de investigación e innovación Horizonte 2020 de la Unión Europea (acuerdo de subvención n.º 101023306). Se puso en marcha oficialmente el 1 de mayo de 2021 y finalizará en abril de 2025.

 

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *