Save pagePDF pageEmail pagePrint page

Presentan el primer Sistema de Gestión de Lámparas Fluorescentes Compactas Agotadas de Uruguay, denominado Juntalámparas, programa interinstitucional cuyo objetivo es la recolección y tratamiento final de lámparas de bajo consumo. Los ciudadanos podrán acceder a contenedores especialmente diseñados para depositarlas.

juntalamparas2La ministra de Industria, Energía y Minería, Carolina Cosse, y el presidente de Administración Nacional de Usinas y Trasmisiones Eléctricas (UTE), Gonzalo Casaravilla, presentaron el Plan Juntalámparas, programa que permite dar un correcto destino a las lámparas de bajo consumo agotadas, ya que cada lámpara depositada recorrerá un proceso de tratamiento para su correcta disposición final.

Mediante dicho plan, se recolectarán las lámparas agotadas que la población deposite en los contenedores ubicados en los locales adheridos de Abitab y Redpagos y posteriormente las mismas serán trasladadas a una planta de tratamiento, donde serán tratadas siguiendo un sistema avalado por la autoridad ambiental.

El director nacional de Medio Ambiente, Alejandro Nario, señaló que “el plan se enmarca en una política de Estado que hace a la gestión de residuos peligrosos”. Si bien el mercurio se genera en cantidades muy pequeñas, su tratamiento es de gran relevancia para el ambiente y la salud.

Según este programa, deben depositarse únicamente lámparas fluorescentes compactas sanas, que estén agotadas o quemadas. No debe depositarse ningún otro tipo de objeto (pilas, tubos-luz, botellas) ni lámparas que no sean las indicadas.

Desde UTE se indicó que es muy importante que las lámparas no estén dañadas en ninguna de sus partes y que sean depositadas sin embalaje alguno.  Los contenedores han sido diseñados para que la población deposite las lámparas y éstas no se dañen.

Tratamiento y disposición final

La empresa Márgenes del Río SA, ubicada en el Parque Tecnológico e Industrial del Cerro en Montevideo, será la responsable de realizar el tratamiento de las lámparas.

Una vez que la lámpara se agote, se debe desenroscar con cuidado del casquillo para evitar roturas. Posteriormente se depositará en los contenedores de los locales mencionados. Las mismas serán transportadas hacia una planta donde se le realizará un tratamiento para extraer el mercurio y luego encapsularlo en hormigón para su envío a disposición final.

El vidrio y restos metálicos o electrónicos ya limpios y libres de presencia de mercurio serán enviados a disposición final.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *