Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

Un estudio holandés concluye que el ritmo de degradación de los bioplásticos certificados es similar o incluso más rápido que el de los residuos orgánicos municipales en condiciones de tratamiento industrial.

Evalúan la degradabilidad de los bioplásticos en condiciones de compostaje industrial

Un estudio reciente de la Universidad e Investigación de Wageningen (WUR), en los Países Bajos, ha analizado la eliminación de los productos de embalaje compostables en una instalación industrial de tratamiento a gran escala de residuos orgánicos. Los resultados muestran que los productos con certificación EN 13432 se descomponen en un máximo de 22 días.

El proyecto fue encargado por el Ministerio de Asuntos Económicos y Política Climática de los Países Bajos (EZK). «El estudio muestra que los objetos evaluados tienen el mismo ritmo de desintegración y degradación que los residuos biológicos normales o son incluso más rápidos. Necesitamos más investigación de este tipo, llevada a cabo por instituciones independientes y de renombre», afirma el presidente de European Bioplastics (EUBP), François de Bie.

El objetivo central del estudio era reunir más datos empíricos sobre la cuestión de si el ritmo de desintegración de los productos compostables es suficiente para ser compatible con las prácticas actuales de tratamiento de los residuos orgánicos. En un ensayo de tratamiento industrial de biorresiduos, se ensayó un conjunto de nueve productos plásticos diferentes que podían transformarse en abono, consistentes en bolsas de recogida de residuos orgánicos, macetas, bolsas de té, almohadillas de café, cápsulas de café y etiquetas de frutas.

«Estudiamos cómo se comportan los plásticos compostables en el actual sistema holandés para el tratamiento de la FORM (fracción orgánica de residuos municipales) y llegamos a la conclusión de que los productos compostables pueden ser bien procesados con la FORM«, dice Maarten van der Zee, co-autor del estudio.

Después del primer ciclo de tratamiento de residuos de solo 11 días, la maceta de PLA ya se había desintegrado completamente. «Esto es significativamente más rápido que el papel y la mayoría de la materia orgánica. Incluso la cáscara de naranja y la piel de plátano (los materiales de referencia) no se desintegraron completamente y necesitaron más tiempo», comenta de Bie sobre el estudio. «La bolsita de té de PLA, que es un producto de consumo típico, también se desintegró con éxito en 22 días».

En el estudio también se analizó la composición de la actual contaminación visual de los plásticos convencionales en el compost, y no se identificaron plásticos compostables entre ellos. «La importancia de este resultado no puede ser subestimada», subraya de Bie. «Todas las partes interesadas en el negocio del reciclaje orgánico, ya sean gestores de residuos, industria o legisladores, tienen ahora la prueba de que los plásticos compostables certificados realmente dan resultado».

«En vista del próximo desarrollo del marco para los plásticos biodegradables incluido en el Acuerdo Verde Europeo, pido amablemente a la Comisión Europea que tenga en cuenta los resultados de estas investigaciones y que también apoye más proyectos de investigación similares», concluyó de Bie.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *