Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

Durante el encuentro se presentaron los proyectos SmartWaste, para la gestión inteligente de la recogida, selección y reciclado de envases, y Planta 4.0, para modernizar los procesos de tratamiento en las plantas de clasificación.

Reunión PlasiCircle

TheCircularLab, el centro de innovación en economía circular de Ecoembes, acogió la reunión general del proyecto ‘PlastiCircle’, la iniciativa europea en la que participan 20 instituciones, representada por 8 países, que aboga por aplicar la economía circular a los envases de plástico. El encuentro, que tuvo lugar los pasados 22 y 23 de enero, sirvió para debatir, proponer e idear futuros proyectos innovadores para la optimización de la gestión de estos residuos.

Durante estas jornadas se presentaron dos proyectos vinculados a PlastiCircle, como son SmartWaste, una plataforma de gestión inteligente de los procesos de recogida, selección y reciclado de envases, creada en colaboración con Minsait, y Planta 4.0, destinado a modernizar los procesos de tratamiento en las plantas de selección de nuestro país.

Durante los 19 meses que lleva en marcha la iniciativa europea, se han realizado importantes innovaciones en materia de recogida de residuos. Por un lado, ya están disponibles los contenedores inteligentes en los que SAV, la Sociedad de Agricultores de La Vega, e ITENE han estado trabajando y que disponen de sensores de volumen y etiquetadoras para que los ciudadanos puedan identificar sus bolsas y participar activamente en los pilotos de validación.

En el caso de ITENE, el trabajo ha sido doble, ya que también ha sido la empresa encargada de optimizar los softwares para controlar las rutas de recogidas y optimizarlas según el modo de conducción para conseguir un ahorro de combustibles y tiempo durante la recogida.

Por otro lado, PICVISA, otro de los socios del proyecto, se ha encargado de la optimización de los softwares de detección óptica de manera que se consiga una separación de plásticos con mayor precisión.

Todas estas innovaciones van a ser transformadas en un proyecto piloto que se desarrollará en las ciudades de Alba lulia (Rumanía), Utrecht (Holanda) y en Valencia. En el caso de la ciudad española, será el barrio de San Marcelino quien acoja los primeros contenedores sensorizados en los que los ciudadanos podrán depositar sus residuos.

Finalmente, las tareas de comunicación, formación y diseminación de resultados recaen de la mano de diferentes socios como Ecoembes, ICLEI, la organización de gobiernos locales por la sostenibilidad, PlasticsEurope, la asociación empresarial de fabricantes de polímeros en Europa, así como de SINTEF, uno de los centros tecnológicos más importantes de Europa o KIMbcn, expertos referentes en innovación.

 

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *