Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

Los eurodiputados exigen también la correcta aplicación de la legislación sobre aguas, ya que el 50% de las masas de agua de la UE todavía no se encuentran en buen estado.

agua del grifo

La Comisión de Medio Ambiente del Parlamento Europeo ha aprobado esta semana el acuerdo sobre la directiva de agua potable y ha adoptado una resolución que exige que la legislación de la UE sobre aguas se aplique correctamente.

Las nuevas normas mejorarán la calidad del agua del grifo al hacer más estrictos los límites máximos de ciertos contaminantes como el plomo y las bacterias nocivas. También tienen como objetivo reducir los residuos plásticos, fomentando el uso del agua corriente. Esto podría hacerse proporcionando agua gratis en los edificios públicos, o por un precio bajo, así como a los clientes en los restaurantes, comedores y servicios de catering.

El Comité también aprobó una resolución sobre la aplicación de la legislación de la Unión Europea en materia de aguas. Si bien los diputados están de acuerdo con la evaluación de la Comisión de que la Directiva Marco del Agua (DMA) es apta para su propósito y no debe ser revisada, lamentan profundamente que la mitad de las masas de agua de la UE no estén todavía en buenas condiciones y que los objetivos de la DMA no se hayan alcanzado todavía. Esto se debe principalmente a una financiación inadecuada, a la lentitud de la aplicación y a una ejecución insuficiente. Los principios de precaución y de que quien contamina paga no se están aplicando adecuadamente, y muchos Estados miembros están utilizando las exenciones de manera demasiado amplia, dicen los eurodiputados.

La resolución subraya que los objetivos de la DMA deben integrarse mejor en las políticas sectoriales, en particular en la agricultura, el transporte y la energía, a fin de cumplir plenamente con la directiva y para que todas las aguas superficiales y subterráneas alcancen un «buen estado» a más tardar en 2027.

Los eurodiputados instan igualmente a los Estados miembros a reducir el uso de fertilizantes y pesticidas y piden que dichos objetivos se integren y apliquen en los planes estratégicos nacionales en el marco de la política agrícola de la UE. Consideran que se necesitan medidas adicionales en relación con los productos químicos y contaminantes, las políticas de precios del agua, la energía hidroeléctrica y el tratamiento de las aguas residuales urbanas.

El pleno de la Eurocámara votará el acuerdo sobre la directiva de agua potable y la resolución sobre la aplicación de la legislación de la UE en materia de agua este mismo mes de diciembre.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *