Save pagePDF pageEmail pagePrint page

Estos puntos limpios permiten a los ciudadanos depositar sus residuos de forma selectiva, facilitando con ello las posteriores operaciones de reutilización, reciclaje y valorización.

la Comunidad valenciana cuenta con una red de 210 ecoparques
Los ecoparques permiten a los ciudadanos deshacerse de forma adecuada de aquellos residuos que quedan fuera de los canales de recogida selectiva municipal

Las 210 instalaciones que forman la red de ecoparques de la Comunitat Valenciana recuperan una media de 125.000 toneladas anuales de residuos, según la consellera de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente, Isabel Bonig.

Bonig realizó estas declaraciones en el transcurso de la inauguración del ecoparque de Turís (Valencia), una instalación que completa la red de ecoparques gestionados por el Consorcio Ribera-Valldigna, que aglutina un total de 52 municipios de las comarcas de la Ribera Alta, la Ribera Baja y algunos municipios de la comarca de la Valldigna.

Los ecoparques reciben y almacenan de forma temporal los residuos, con la finalidad de garantizar una adecuada gestión de los mismos. Estas instalaciones permiten a los ciudadanos depositar sus residuos de forma selectiva, facilitando con ello las posteriores operaciones de reutilización, reciclaje y valorización.

Bonig destacó “la importancia que este tipo de instalaciones tienen para la correcta gestión de los residuos peligrosos que se generan en los domicilios. Y es que la existencia de estos ecoparques, junto con una correcta concienciación ambiental, evitarán la aparición de vertidos incontrolados de residuos, minimizando el impacto sobre el medio ambiente”.

“Los residuos peligrosos –recordó la consellera–, al contrario de lo que mucha gente cree, no son exclusivos de empresas y de la industria, los ciudadanos generamos residuos como pilas, radiografías o tubos fluorescentes que no son recogidos en el proceso de recogida selectiva y que pueden ser depositados en los ecoparques”.

“Con este tipo de ‘puntos limpios’ se cubren tres objetivos básicos: el de canalizar la recogida y almacenamiento de los residuos especiales, el de canalizar los residuos procedentes del ámbito doméstico y por último, complementar los sistemas de recogida previstos en el municipio”, concluyó Bonig.

Ecoparque de Turís

El ecoparque de Turís, que cuenta con una inversión superior a los 364.000 euros, se encuentra situado a un kilómetro del núcleo urbano y está diseñado en dos niveles, una zona inferior donde se ubican los contenedores grandes y un nivel superior destinado a la zona de acceso de los usuarios.

Para los residuos no voluminosos y los generados en pequeñas cantidades –como fluorescentes, textiles, cables, aerosoles, radiografías, medicamentos, plásticos, baterías de coches, pinturas, pilas y aceites, entre otros– dispondrá de diversos contenedores pequeños en los que depositarlos.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *