El Vaticano publicó ayer Laudato Si, una encíclica en la que el Papa expone los principales problemas ambientales a nivel mundial, exige una fuerte acción sobre el cambio climático, en pro de los defensores de la eliminación gradual de las sustancias tóxicas y abraza el residuo cero.

De acuerdo con la encíclica, «la Tierra, nuestro hogar, parece convertirse cada vez más en un enorme vertedero de basura», que «está íntimamente ligado a la cultura de los residuos, que afecta tanto a los seres humanos dejaron atrás cuando las cosas rápidamente se convierten en basura».

El Papa argumenta que los ecosistemas naturales logran crear circuitos cerrados de nutrientes y energía, mientras que los seres humanos «aún no han tenido éxito en la adopción de un patrón circular de producción que garantiza los recursos para todos y para las generaciones futuras». El Pontícife aboga, por lo tanto, a limitar el uso de fuentes de energía no renovables y llama a pautas de consumo moderado y aumento de la reutilización y el reciclaje.

La encíclica Laudato Si también presta especial atención al papel de los tóxicos y el riesgo para la salud humana y para el medio ambiente y al cambio climático.

En ambos casos, el Papa pone de relieve cómo las comunidades más vulnerables tienden a ser los más afectados por los problemas ambientales, siendo, por lo tanto, no sólo un problema ambiental, sino también una justicia social.

Encíclica completa (en  pdf)

Vídeo presentación

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *