Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

La compañía pública gallega se encuentra cerrando los últimos flecos del proceso de ampliación de su complejo medioambiental, que le permitirá incrementar su aportación al reciclaje y llegar en 2020 al vertido técnico cero.

Visita Islas Comores a Sogama

El modelo Sogama traspasa fronteras y llega incluso hasta el Índico. Una delegación política de las Islas Comores, estado insular ubicado entre las costas de Madagascar y Mozambique, y encabezada por el ministro de Economía, Inversiones y Energía, Msaidie Houmed Comorienne, visitó la semana pasada el Complejo Medioambiental de Cerceda (A Coruña) con el fin de conocer su cometido y los procesos industriales que se llevan a cabo en el mismo.

La comitiva política estuvo acompañada por representantes de la empresa senegalesa Panafrican Green Energy, promotor africano de plantas de valorización de residuos que cuenta con más de 8 instalaciones de estas características en desarrollo.

La cita tiene lugar precisamente cuando la Sociedade Galega do Medio Ambiente se encuentra cerrando los últimos flecos del proceso de ampliación de esta infraestuctura, que ha contemplado la construcción y equipamiento de una nueva planta de recuperación de los materiales contenidos en la basura convencional y la remodelación de la antigua planta de reciclaje, tratamiento y elaboración de combustible.

Ambas instalaciones se encuentran en este momento en fase de coordinación, reforzando así el espíritu de la Sociedad, que no es otro que dar prioridad al principio de las tres erres (reducción, reutilización y reciclaje) y complementarlo con la recuperación energética de la fracción no reciclable, en sintonía con las directrices europeas y la economía circular.

Con la ampliación, el Complejo de Sogama ha incrementado su capacidad de en un 81%, pudiendo tratar en condiciones óptimas 1 millón de toneladas de residuos cada año, es decir, todos los desechos domésticos generados en Galicia si así fuese necesario.

Separación de 11 tipos de materiales

La nueva planta, concebida en línea con la industria 4.0, logra separar automáticamente (lectores ópticos, electroimanes, corrientes de Foucault, etc) hasta 11 tipologías de materiales (distintos plásticos, papel y cartón, vidrio, etc) procedentes del contenedor verde genérico, contribuyendo de esta forma a incrementar las tasas de reciclado y a disminuir el uso del vertedero de Areosa.

Con esta mejora, se prevé reducir el vertido en 2020 al 10%, lo que se conoce como vertido técnico cero, conformando esta fracción, única y exclusivamente, aquellos desechos que no pueden ser reciclados ni valorizados energéticamente. De esta forma, Sogama cumpliría, con 15 años de antelación, las directrices europeas en la materia.

Tras la recepción por parte de la Dirección de Sogama, la delegación efectuó un recorrido guiado por las distintas instalaciones que conforman el Complejo cercedense a fin de conocer de primera mano el circuito que sigue el residuo desde que se recepciona en Sogama hasta que se convierte en recurso, bien mediante su remisión a la industria transformadora, donde es reciclado, bien mediante su conversión en energía eléctrica, en el caso de la fracción no reciclable. Un proceso que, como no podía ser de otra forma, lleva a cabo con las mejores tecnologías disponibles y exhaustivos controles que le permiten compatibilizar su actividad industrial con la protección del entorno y la salud pública.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *