Save pagePDF pageEmail pagePrint page

La industria del papel, que trabaja con una materia prima de origen renovable –la madera– y cuyos productos se reciclan una y otra vez, se reivindica como un referente en la economía circular.

El sector de la recuperación y el reciclaje de papel y cartón da empleo directo a más de 3.000 personas en España
Cada año se recogen para reciclar 4,3 millones de toneladas de residuos de papel y cartón. Foto: ASPAPEL

La industria de la cadena del papel supone el 3% del PIB español, con una facturación de 31.000 millones de euros, 219.000 empleos directos, 657.000 empleos indirectos y 12.800 empresas, según datos hechos públicos en la presentación del informe Economía Circular del Papel, tema que será objeto del evento papelero anual que se celebra el próximo 17 de marzo.

La economía circular es un modelo de producción y consumo en el que los residuos se transforman en recursos, buscando la eficiencia a lo largo de todo el ciclo. El reciclaje es un elemento indispensable dentro de este modelo, e implica productos fácilmente reciclables, separación en origen, eficientes sistemas de recogida y tratamiento, mercados para las materias primas secundarias… Pero este nuevo paradigma va más allá del reciclaje, y abarca el ciclo productivo completo: materias primas renovables, recursos locales, ecodiseño, eficiencia en los procesos de fabricación, simbiosis entre sectores, nuevos modelos de consumo…

En España, la industria de la cadena del papel se reivindica como un sector que ya aplica este modelo. La economía circular del papel convierte la madera en productos papeleros que se reciclan una y otra vez en nuevos productos papeleros. E incluso los residuos del proceso de fabricación se aprovechan como combustible en las propia fábricas o en otras instalaciones industriales.

La materia prima

la industria del papel utiliza como materia prima un recurso natural y renovable: la madera, que en España se cultiva en plantaciones locales que se están continuamente replantando y regenerando. Del total de madera empleada por la industria papelera española (6,1 millones de m3 anuales), el 83% procede de esas plantaciones locales. Las plantaciones para papel suponen en el ámbito rural 5.890 empleos directos relacionados con los trabajos de repoblación y selvicultura de los cultivos de madera.

La economía circular de la industria del papel convierte la madera en productos papeleros que se reciclan una y otra vez

Es importante destacar que en nuestro país se plantan muchos más árboles de los que cortan: el crecimiento anual de la madera es de 46,3 millones de m3 con corteza y las cortas anuales para todos los usos –incluida la fabricación de papel, que supone un tercio del total– son de 15,5 millones de m3 sin corteza (el 33% del crecimiento anual).

El 29% de la madera utilizada para fabricar papel cuenta con certificación forestal, mientras que el 71% es madera no certificada de fuentes controladas. La certificación forestal es un proceso en el que una entidad independiente, oficialmente acreditada, certifica que la gestión de la superficie forestal de que se trate se realiza de acuerdo con criterios de sostenibilidad y controla después la trazabilidad de la cadena de custodia, cuando la madera certificada entra en las fábricas.

En este proceso se sigue el rastro de la madera desde el bosque hasta el consumidor final, quien recibe un producto con una etiqueta que garantiza su procedencia de un bosque gestionado sosteniblemente.

Proceso de producción

La industria papelera española fabrica anualmente 2 millones de toneladas de celulosa y 6,2 millones de toneladas de papel. El 97% de la producción se realiza bajo Sistema de Gestión Medioambiental (ISO o EMAS).

Entre todos los sectores industriales españoles, el papelero es el mayor productor y utilizador de energía renovable procedente de la biomasa, que supone el 32% de los combustibles utilizados. Con una potencia instalada en cogeneración de 1.135 MW, el sector papelero produce la energía que consume.

El 77% de los residuos de fabricación de papel se valorizan por distintas vías: valorización energética, uso directo agrícola, compostaje…

El agua –que en el proceso papelero se usa fundamentalmente como medio de transporte de la fibra– se reutiliza y se recicla. Solo el 5-10% de agua utilizada se consume en el proceso porque se evapora o se incorpora al producto. El restante 90-95% del agua empleada se devuelve depurada.

La gestión de los residuos del proceso es otro aspecto especialmente relevante en lo que se refiere a la eficiencia del proceso de fabricación del papel. Los residuos generados en la producción de celulosa y papel son residuos no peligrosos. El pequeño porcentaje de residuos catalogados como peligrosos no son específicamente papeleros, sino los comunes a toda actividad industrial, asociados a trabajos de mantenimiento (cambios de aceites, tubos fluorescentes, baterías…).

El 77% de los residuos de fabricación se valorizan por distintas vías, siendo las principales: valorización energética, uso directo agrícola, compostaje y uso en otras industrias. En general los residuos del proceso tienen un alto potencial valorizable que con los avances tecnológicos y un marco legislativo propicio permitirán mejorar las ya altas tasas de valorización, con el objetivo de residuo cero en el horizonte.

Los productos

Con el papel, las industrias transformadoras fabrican cajas y todo tipo de envases, bolsas, folios, cuadernos, sobres, etc.; se imprimen libros y periódicos, catálogos, folletos…, y se fabrican productos higiénicos y sanitarios. Y hay un sinfín de productos para las más diversas aplicaciones basados en papeles especiales.

La mejora de la sostenibilidad de los productos papeleros a través del ecodiseño es un aspecto cada vez más relevante

Los productos papeleros son naturales, renovables, reciclables y biodegradables. Por esta razón, el papel está protagonizando en diversas aplicaciones en los últimos años un proceso creciente de sustitución de otros materiales. Es el caso de las bolsas de papel y de los envases de cartón, aunque se espera que la tendencia se extienda a otros muchos productos en los próximos años.

A estas características medioambientales se les une las posibilidades que ofrece el ecodiseño. La mejora de la sostenibilidad de los productos papeleros a través del ecodiseño es un aspecto cada vez más relevante. Precisamente, el proyecto MainStream del Foro Económico Mundial, que incluye tres programas piloto para avanzar en la economía circular, ha elegido para uno de ellos al papel y el cartón, con el objetivo de consolidar un conjunto de normas de ecodiseño universales y fáciles de usar, que puedan después marcar el camino para otros materiales.

El reciclaje

Después de su uso, los productos papeleros cierran el ciclo convirtiéndose de nuevo en recursos, de acuerdo al postulado esencial de la economía circular. España es el segundo país de Europa que más papel y cartón recicla, superado solo por Alemania.

Cada año se recogen para reciclar 4,3 millones de toneladas de papel y cartón, el 70% del consumo. Y las fábricas papeleras utilizan como materia prima 5,1 millones de toneladas de papel reciclado. Esa gran capacidad recicladora de nuestra industria permite garantizar sobradamente el reciclaje final de todos los residuos de papel y cartón que se recogen y tratan en España.

El sector recuperador de papel y cartón está formado por 102 empresas que facturan 705 millones de euros y emplean a 3.060 personas

El sector de la recuperación de papel y cartón, según datos de Repacar, está formado por 102 empresas que facturan 705 millones de euros y dan empleo directo a 3.060 personas.

La recogida en grandes superficies, imprenta, industrias… está prácticamente optimizada y el margen de mejora se encuentra fundamentalmente en el papel doméstico, por lo que hay que el sector trabaja especialmente en la motivación ciudadana.

Para ello, es importante informar sobre los resultados de la participación ciudadana en el reciclaje y sobre el destino final de los residuos que se han recogido de forma selectiva, garantizando que no son enterrados en vertederos. De esta manera, aumenta su confianza en los servicios públicos y en toda la cadena del reciclaje.

One Response to “La industria del papel y la economía circular”

  1. La industria del papel y la economía cir..., Responder

    […] La industria de la cadena del papel aplica ya el modelo de economía circular, convirtiendo la madera en productos papeleros que se reciclan una y otra vez.  […]

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *