Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

El estudio analiza la presión ejercida por grandes marcas y cadenas de supermercados en 15 países -incluido España- para bloquear iniciativas, como los sistemas de depósito, que permitan mejorar el reciclaje y la reutilización de envases.

Envases de plástico

La fundación holandesa Changing Markets acaba de publicar el informe ‘Talking trash. El manual de las empresas sobre las falsas soluciones a la crisis del plástico’, un extenso estudio en el que acusa a la industria del envase y grandes cadenas de supermercados de usar tácticas opacas para perpetuar los envases de «usar y tirar». Esta es la principal conclusión de la investigación, realizada en 15 países de todo el mundo.

El informe afirma que las grandes marcas, desde los gigantes del petróleo, el gas y la petroquímica hasta los supermercados, desempeñan un papel crucial para prevenir legislaciones orientadas hacia una reducción de residuos, eludiendo así su responsabilidad directa sobre la contaminación de estos.

El estudio incluye un capítulo dedicado a España en el que se apunta directamente a Ecoembes, acusando a esta entidad -que gestiona el contenedor amarillo- de actuar para bloquear el Sistema de Depósito para Envases de bebidas, «usando cifras no reales de reciclaje».

Según el informe, España, donde se consumen «el 10% de todos los envases de un solo uso» que se comercializan en Europa, es «uno de los principales países contaminadores de plástico del mundo», pese a lo cual «la industria del plástico oculta el alcance real de la crisis del reciclaje de plástico y ejerce presión para impedir la introducción de medidas que aborden eficazmente el problema».

El informe asegura que es «casi imposible conocer las cifras reales» de reciclaje en España, y resalta la enorme diferencia que existe entre los datos ofrecidos por Ecoembes (69,7% en 2017 y 75,8% en 2018) frente a los recogidos en un estudio de Greenpeace (25,4% en 2017). Igualmente, recela de las cifras que el Gobierno -a través del Ministerio de Transición Ecológica- envía a la UE (48% de plásticos reciclados, incluidos envases, en 2017), dado que gran parte de la información procede de la propia industria de los plásticos.

Fuentes de Ecoembes consultadas por RESIDUOS PROFESIONAL no han querido entrar a valorar el informe y achacan el contenido del mismo a las «líneas recurrentes de ataque» para defender los «intereses particulares» de las entidades que promueven en España el Sistema de Depósito, Devolución y Retorno de envases (SDDR). Aseguran que «no hay novedad en los argumentos» aportados en el estudio, por lo que no quieren «dar pábulo a estos ataques en un momento legislativo tan crucial» (actualmente se está tramitando el anteproyecto de ley de residuos). «El modelo actual, si bien puede ser mejorable, es capaz de hacer frente a los objetivos europeos de reciclaje», afirman las mismas fuentes.

Defensa de los sistemas de depósito de envases

El documento aboga firmemente por los sistemas de depósito para envases, argumentando que en los 40 países y regiones de todo el mundo donde está implantado, se consiguen reutilizar o reciclar el 90% de todos los envases de bebidas, evitando así que acaben abandonados, enterrados o incinerados.

«Este informe expone la hipocresía de las grandes compañías, que por un lado dicen estar comprometidas con las soluciones, pero por el otro utilizan trucos sucios para seguir usando plástico barato y desechable que contamina el planeta a un ritmo devastador”, afirma Nusa Urbancic, directora de Campaña de Changing Markets Foundation. «Las iniciativas y compromisos voluntarios han fracasado. Las personas legisladoras deben mirar más allá de esta cortina de humo y adoptar políticas eficientes a nivel mundial como los Sistemas de Depósito», añade.

El informe detalla un extenso listado de actuaciones que productores de plástico, marcas de bebida y alimentación y grandes supermercados «aplican de manera coordinada» a escala global para distraer, diferir y derrotar a las legislaciones que quieren acabar con la ola de contaminación plástica, apropiándose incluso de la crisis del Covid-19 para esta causa.

Compromisos ineficaces

La investigación acusa a empresas como Coca-Cola, Danone, Nestlé, PepsiCo, Procter & Gamble o Unilever, entre otras, de usar promesas vacías y soluciones falsas para distraer a consumidores y gobiernos, como los compromisos voluntarios para aumentar el contenido de material reciclado en sus productos o aumentar los niveles de reciclaje, centrando el discurso en «soluciones falsas o no demostradas que además comportan otros problemas medio ambientales».

En este contexto, entre las iniciativas analizadas destacan las de Coca-Cola, compañía que está comprometida de alguna manera con diez iniciativas voluntarias para resolver el problema de los residuos plásticos al tiempo que forma parte de, por lo menos, «siete asociaciones comerciales que han ejercido presión en contra de la implantación de sistemas de depósito u otra legislación para regular el uso de plástico de un solo uso».

Finalmente, y ante un escenario en el que se espera que la producción de envases plásticos se duplique de nuevo en los próximos 10-15 años, en el informe se proponen tres grandes soluciones: impulsar una legislación que obligue a recoger, al menos, el 90% de los desechos plásticos por separado, reconociendo que los sistemas de depósito obligatorios son la única forma comprobada y eficaz de lograrlo; introducir objetivos de reutilización y otros mecanismos que fomenten el uso infinito de los recursos, y aplicar objetivos de contenido mínimo de material reciclado, ya que esto crearía un mercado para el reciclaje de plásticos eficaz.

Resumen ejecutivo del informe en español

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *