Save pagePDF pageEmail pagePrint page

La separación de biorresiduos de origen doméstico, que de momento será voluntaria, se realizará a través de un quinto contenedor con chip de apertura y el objetivo es desplegar el servicio a todo el municipio.

Getxo empieza a implantar el quinto contenedor para la recogida selectiva de residuos orgánicos

El Ayuntamiento de Getxo (Bizkaia) ha iniciado el despliegue del quinto contenedor o contenedor marrón para materia orgánica, que irá acompañado de una campaña informativa y de concienciación para conocer su modo de uso, qué residuos se pueden depositar y qué beneficios reporta. El quinto contenedor se utiliza para reciclar los biorresiduos o basura orgánica de origen vegetal generada en la cocina (o el jardín). El reto es alcanzar un mínimo de recogida selectiva del 50% para 2022, posibilitando con ello cumplir la directiva europea.

En principio se van a colocar un centenar de contenedores en aquellas zonas correspondientes a los vecinos y vecinas que ya han solicitado la tarjeta para reciclar materia orgánica, e irán incorporándose, paulatinamente, a medida que la ciudadanía se vaya sumando a este sistema de reciclaje, hasta llegar al total de las 422 zonas o islas de contenedores existentes. “Vamos a ser uno de los primeros municipios de Bizkaia en desplegar al 100% la recogida de orgánica, es decir, le damos el mismo tratamiento o importancia que al resto de fracciones de residuos, indicó el concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Getxo, Joseba Arregi.

Materiales a depositar y beneficios

Los materiales a depositar vienen dados por Garbiker, la Sociedad Pública de la Diputación Foral encargada de ejecutar la política medioambiental en Bizkaia. Así, en el contenedor marrón se podrán depositar restos crudos o cocinados de frutas, verduras, legumbres y hortalizas; huesos de fruta, cáscaras y frutos secos, semillas y cereales; pan, bollería y galletas; papel de cocina y servilletas de papel (sin restos de aceite), posos de café, bolsitas de infusiones y corchos de botella.

También se pueden depositar restos de flores y plantas, hojas secas, hierba y pequeños restos de poda y huertas. Es importante no depositar otro tipo de residuos ya que ello impediría su correcto tratamiento posterior.

El quinto contenedor tiene varias ventajas ambientales, económicas y sanitarias. Además de reducir los residuos que se envían a un tratamiento final de valorización energética o vertido, posibilita generar un nuevo recurso, una materia prima reutilizable en las zonas verdes.

“Las experiencias en otras ciudades están siendo positivas en cuanto a que reciben material de buena calidad, si bien es necesario seguir trabajando en informar y concienciar sobre ello puesto que los índices de adhesión al quinto contenedor deben aumentar. Seguiremos por tanto con esta tarea”, concluyó Arregi.

Soportes

La campaña tiene como soporte principal el reparto de kits para el reciclaje a todas las personas que lo soliciten. Estos consistirán en una tarjeta o llave electrónica para la apertura del contenedor (se abrirá al situarla sobre la tapa); un cubo aireado o perforado en las paredes para la recogida en el domicilio; un rollo de 50 bolsas biodegradables (no se pueden utilizar bolsas de plástico), que una vez acabadas se podrán adquirir en comercios y grandes superficies, y un imán en el que se recoge qué residuos se pueden reciclar.

Además, la semana pasada comenzó el buzoneo entre los hogares de Getxo de un folleto en el que se recoge información sobre los materiales a reciclar en el contenedor marrón y modo de uso del mismo. También se colocarán carteles en los portales animando al reciclaje de orgánica y se emitirán cuñas radiofónicas publicitarias.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *