Save pagePDF pageEmail pagePrint page

Por ANIAGA

 

ANIAGA confía en que se produzca en breve una reconsideración por parte de SIGAUS.

El pasado 16 de marzo, en la reunión que se produjo entre los gestores de aceites usados y SIGAUS, se ha avanzado en relación a algunos de los criterios del cálculo del déficit de la financiación por la gestión de los aceites usados.

La propuesta de SIGAUS se queda muy lejos en cuanto a los importes económicos que razonablemente se van a producir en las próximas fechas y no garantiza la sostenibilidad de la actividad ni la gratuidad y universalidad de la gestión de los aceites usados. Faltan 50 €/tn en recogida más 60 €/tn para el tratamiento previo. Con la previsión de 120.000 tn de residuo que da SIGAUS para 2016, faltan 13,2 millones de euros aún.

Respecto a los asuntos tratados en la reunión, cabe destacar los siguientes:

Se equivocan al asignar precios diferentes sólo según distancias y cantidades recogidas por municipios. La recogida en grandes áreas metropolitanas es más costosa que en pequeñas y medianas poblaciones sin problemas de tráfico.

1.- La zonificación de la financiación de la recogida por municipios es un misterio que nace sobre fundamentos erróneos. Se trata de una cuestión que no está en “la calle”, de un problema que no existe. El gestor siempre ha garantizado la universalidad de la recogida sin medir lejanía. La propuesta no está madura y se equivoca al asignar precios diferentes sólo según distancias y cantidades recogidas por municipios. La recogida en grandes áreas metropolitanas es más costosa que en pequeñas y medianas poblaciones sin problemas de tráfico. Las áreas de Comunidad de Madrid (6 millones de habitantes), Barcelona y el Vallés (5 millones) y las áreas metropolitanas de Sevilla, Valencia, Bilbao, Alicante, Zaragoza y Málaga (10 millones) están infrafinanciadas y mal ponderadas. El 50% de España.

2.- Hay un problema mayor que el anterior, que requiere de solución por parte de SIGAUS. El diferencial creciente entre las cantidades de aceite usado generado y recogido y las entradas en las plantas de gestión final: hay excedentes. Estos excedentes precisan de una solución de almacenamiento temporal, para lo que SIGAUS no ha previsto partida de financiación. El propio DG de SIGAUS explicó que en 2016 habrá un excedente pendiente de tratamiento de 24.000 tn. Esto es, actualmente ya estaría rondando las 6.000 tn y creciendo. A día de hoy hay situaciones muy agudas en Canarias, Murcia, Asturias y Extremadura. SIGAUS no ha explicado su solución para los aceites usados sin destino.

3.- El precio de transferencia del aceite usado a la entrada en planta de gestión final se está desplomando. El día antes de la presentación ya hubo gestores finales que ofertaron por escrito la compra del aceite usado a 40 €/tn (SIGAUS aún está valorando en 70) y va camino del cero absoluto. Esto va a generar grandes tensiones económicas con los productores y poseedores de aceites usados, la imposibilidad de la recogida y riesgo medioambiental. Es de agradecer que el DG de SIGAUS admita que tendrá que recalcular la financiación propuesta en un plazo de pocas semanas, aunque no se entiende que esto no se lleve a cabo desde ya. Y no sólo eso. En una comunicación enviada por SIGAUS el 17 de marzo a los gestores, no se implementa el compromiso de revisión de la asignación en función del precio del residuo. No se explica cómo se formularía esta revisión.

Los gestores han propuesto a SIGAUS que indexe las asignaciones de la financiación a los indicadores de valor de los productos reciclados, Platt´s e ICICS LOR, para que los recálculos sean objetivos y automáticos, pero se ha negado.

Se está fabricando una crisis económica y financiera en el sector del aceite usado por la negativa absoluta de SIGAUS de revisar la ecotasa del aceite usado.

4.- SIGAUS reconoce la posibilidad de que tenga que consumir todas sus reservas económicas y que aún así falten recursos financieros propios y tenga que recurrir al endeudamiento externo para afrontar la campaña de 2016. La situación de financiación del sector es de una inseguridad alarmante. Se está fabricando una crisis económica y financiera en el sector del aceite usado por la negativa absoluta de SIGAUS de revisar la ecotasa del aceite usado.

SIGAUS afirma que los fabricantes asumirán “sin trasladar a los consumidores de aceites industriales, el mayor coste de la gestión del aceite usado en España”. Lo hará con cargo a sus reservas. Pero lo que es cierto es que esas reservas económicas provienen de cantidades que ya se han repercutido por adelantado. Los consumidores venimos pagando por adelantado y esos excedentes se van a destinar a cubrir los déficits de 2016. De momento, SIGAUS ha hecho una propuesta empleando apenas el 50% de esas cantidades recaudadas por anticipado a los consumidores.

5.- SIGAUS valora a cero €/tn la recogida propia de los gestores finales que tienen integración vertical de actividades. Esto se traducirá en que los gestores finales valoren también a cero €/tn la recogida de los gestores independientes y el desplome súbito de los precios del residuo, con la necesidad de recalcular de nuevo toda la financiación de las operaciones para 2016. No se puede dar valor cero aunque el papel lo aguante todo. Es ilógico y abusivo.

El sistema que usa SIGAUS ha ido degenerando (por imprevisión) a criterios absurdos. Alguien tiene que aportar sentido común e hipótesis más razonables y congruentes con la realidad. Desde ANIAGA se elevará sin dilación una petición de amparo al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, a las Comunidades Autónomas y, si fuera necesario, someter el asunto a la Comisión Nacional de Mercados y Competencia por abuso de posición dominante.

Foto portada:
kevinkarnsfamily (cc)

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *