Save pagePDF pageEmail pagePrint page

Cada ciudadano vasco recicló 26,8 kilogramos de vidrio en 2017, lo que equivale a 102 envases de este material, situando al País Vasco como la segunda Comunidad del Estado en materia de reciclaje de este tipo de residuos.

Euskadi sigue aumentando la tasa de reciclaje de vidrio
Contenedor de vidrio en Bilbao. Foto: RESIDUOS PROFESIONAL

La ciudadanía vasca recicló 58.811 toneladas de residuos de envases de vidrio a través del contenedor verde en 2017, un 1,4% más que en 2016. Los resultados de recogida selectiva del pasado ejercicio confirman la tendencia ascendente y sostenida de Euskadi, que ha crecido un 7% en los últimos cuatro años y se posiciona como la segunda comunidad del Estado en materia de reciclaje de residuos de envases de vidrio. Cada persona recicla en la actualidad 26,8 kilogramos de residuos por habitante, lo que equivale a 102 envases.

Ecovidrio, la entidad sin ánimo de lucro encargada de la gestión del reciclado de los residuos de envases de vidrio, es la responsable de la recogida de los envases a través de los convenios con el Gobierno Vasco y todos los municipios. En este último año, la entidad ha colocado 110 nuevos contenedores, hasta alcanzar los 10.446, y ha sustituido 474 antiguos iglús. De esta forma, Euskadi ha alcanzado una tasa de un contenedor por cada 210 habitantes, una de las más altas de Europa.

Más de 700 establecimientos de los tres territorios se han sumado ya al servicio de recogida puerta a puerta para la hostelería

La hostelería genera el 50% de los envases de vidrio de un solo uso que se ponen en el mercado, por lo que la contribución del sector es vital para sentar unos principios sólidos de economía circular en Euskadi. La apuesta de la administración y Ecovidrio por la sostenibilidad del sector ha permitido que en la actualidad funcionen en Euskadi cuatro servicios de recogida puerta a puerta para la hostelería con más de 700 establecimientos adheridos en Vitoria-Gasteiz, Bilbao, la Mancomunidad de San Marcos (Donostia, Hernani, Pasaia, Errenteria) y la Mancomunidad de Txingudi (Irún, Hondarribia).

Estos datos se presentaron la semana pasada en una rueda de prensa celebrada en la planta de Vidrala ubicada en la localidad alavesa de Llodio, que contó con la presencia del Consejero de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda del Gobierno Vasco, Iñaki Arriola; el director de Operaciones de Ecovidrio, José Fuster; y Gorka Schmitt, CEO de Vidrala.

La planta de Vidrala en Llodio, que tiene más de 50 años de historia, fabrica más de 2 millones de envases cada día para satisfacer a una amplia cartera de clientes. Sus botellas y tarros incorporan el vidrio reciclado como una de sus principales materias primas, siendo así protagonistas de la economía circular.

Un elemento clave en la lucha contra el cambio climático

Gracias a los envases de vidrio depositados en los contenedores verdes, la ciudadanía vasca ha logrado evitar la emisión de 39.500 toneladas de CO2, equivalentes a retirar 9.600 coches de la circulación durante un año; ahorrar 130.700 MWh de energía, suficiente para iluminar Bilbao durante más de 3 meses, y evitar la extracción de 70.600 toneladas de materias primas de la naturaleza, equivalentes a 7 veces el peso de la Torre Eiffel.

El consejero Arriola destacó que el reciclaje contribuye eficazmente a reducir al máximo los impactos que nuestro modo de vida causan en el entorno natural, “en primer lugar, evitando la contaminación duradera de los suelos, aguas y paisajes que origina el vertido incontrolado de estos residuos domésticos. Y también porque con su reciclaje los convertimos otra vez en materias primas y reducimos la extracción de nuevos recursos y el gasto en transporte y energía”.

“Todo ello -señaló- ayuda a hacer más sostenible nuestra economía y, al mismo tiempo, a contrarrestar con eficacia el cambio climático producto del calentamiento global”.

Euskadi se mantiene como una de las zonas más recicladoras, a niveles muy parecidos a los de los países europeos que más reciclan

Por su parte, el director de Operaciones de Ecovidrio, José Fuster, destacó que “este año se cumplen dos décadas del actual sistema de reciclaje en Euskadi, que mantiene desde el principio una posición privilegiada en el ranking de las zonas más recicladoras, a niveles muy parecidos a los de los países europeos que más reciclan”. “En este camino hacia la sostenibilidad -añadió- ha sido clave el compromiso del Gobierno Vasco y los ayuntamientos de todo el territorio. Estos resultados evidencian la eficacia del modelo contenedor y su potencial de crecimiento, que permite aspirar a una tasa de reciclado de residuos de envases de vidrio del 100%.”

20 años reciclando envases de vidrio

Tras la aprobación de la Ley de Envases y Residuos de Envases en 1997 y el arranque de las operaciones en 1998, Ecovidrio se convirtió en la entidad gestora de un modelo de reciclado que garantiza un servicio público, universal y completo.

Euskadi firmó la autorización en diciembre de 1998. En estas dos décadas de colaboración público-privada, el kilogramo por habitante de residuos de envases recogidos en la región se ha incrementado en un 75%, pasando de unos 15 kilogramos por persona en 1998 a los casi 27 con los que cuenta en la actualidad.

Además, los servicios de recogida puerta a puerta para la hostelería de Vitoria-Gasteiz y Donostia son dos de los más antiguos y consolidados del estado.

Ciudadanía y hostelería, protagonistas

El 91,4% de los vascos afirma separar siempre los envases de vidrio en casa. La cadena de reciclado de vidrio comienza con el gesto de depositar los residuos en el contenedor verde. En 2017, en Euskadi se pusieron en marcha más de 20 iniciativas de sensibilización dirigidas a jóvenes, niños y niñas y sociedad en general con el objetivo de fortalecer el hábito del reciclaje de vidrio.

Destacan acciones de Ecovidrio como Birziklik, una campaña para fomentar la correcta separación de los envases y que alcanzó a 50.000 personas, o la iniciativa Hau da Green para impulsar el reciclaje de vidrio entre la población vizcaina mediante un desafío solidario en beneficio de Save The Children.

La sensibilización a los jóvenes es uno de los pilares de la entidad, por ello, durante 2017 se realizaron talleres con más de 1.800 estudiantes de entre 16 y 18 años, acerca de la correcta separación de los residuos.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *