Save pagePDF pageEmail pagePrint page

El Gobierno foral de Navarra ha adoptado medidas de eficiencia energética y reducción de consumo de energías fósiles para disminuir las emisiones.

Las emisiones directas de gases de efecto invernadero (GEI) aumentaron en el año 2015 en Navarra un 5,25% hasta alcanzar los 5,23 millones de toneladas. Este dato pone fin a una tendencia descendente que venía produciéndose desde 2010. El aumento se debe al incremento de emisiones en el sector de transformación de la energía, tanto en producción de electricidad como en combustión, así como en el sector industrial y en el de transportes. El Gobierno de Navarra está definiendo una serie de medidas para hacer frente a esta realidad, entre ellas, se plantea que en 2030 las renovables supongan el 50% del consumo energético, disminuir proporcionalmente el consumo de energías fósiles y ayudas para conseguir una mayor eficiencia energética.

Según datos del inventario de emisiones GEI de Navarra, elaborado por la Dirección General Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, el sector que más contribuye actualmente a las emisiones en Navarra es el industrial con un 29%, seguido del sector transporte (22%) y del sector primario (21%), ambos al alza en los últimos años. Los sectores con menos peso en las emisiones son el residencial y servicios (12%), generación de energía (13%) y residuos con un 3%.

Con respecto a 1990, año de referencia en el que se firmó el Protocolo de Kioto, se ha dado un aumento de las emisiones en todos los sectores excepto en el sector industrial. Destaca el incremento que se ha dado en estos 25 años en el sector residencial y de servicios de más de un 60%, en el transporte un 30% y sector de gestión de residuos un 28%.

El Gobierno de Navarra plantea que en 2030 las renovables supongan el 50% del consumo energético, disminuir proporcionalmente el consumo de energías fósiles y ayudas para conseguir una mayor eficiencia energética.

Si atendemos a la relación entre las emisiones generadas y la riqueza producida, se observa que para producir una unidad de PIB, en 2015 se requirió emitir menos gases de efecto invernadero, ya que el PIB aumentó un 19% en 2005-2015, mientras las emisiones han disminuido un 27% en ese periodo.

Hay que tener en cuenta que en 2015 se ha realizado la actualización toda la serie de Inventarios de emisiones de Navarra a la metodología y los factores de la guía IPCC 2006, cuya aplicación es obligatoria desde la edición de 2015

Evolución por sectores

El sector industrial representa el 28,6% de las emisiones de Navarra, que han aumentado un 5,9% con respecto al año anterior, debido al mayor uso de combustibles fósiles. Incluye la combustión en la industria, los procesos industriales sin combustión (producción de cemento, uso de piedra caliza y dolomía), el consumo de gases fluorados, el uso de disolventes. Respecto a 1990 las emisiones han disminuido un 6,5%.

Por su parte, el sector del transporte representa el 22% de las emisiones. La mayoría, cerca del 80%, son debidas al tráfico de vehículos de transporte de viajeros o mercancías. Es de destacar que el 75% de las emisiones asociadas a este tráfico se desarrolla en itinerarios interurbanos. Las emisiones han aumentado en 2015 respecto a 2014 un 2,8 %. Desde 1990 el aumento ha sido considerable, un 30%.

Con respecto a la agricultura y ganadería, representan casi 21% de las emisiones de la Comunidad Foral. Las emisiones en el último año prácticamente no han variado, ya que se ha producido una ligera disminución del 1%. La principal contribución a las emisiones del sector proviene de las emisiones de óxido nitroso de los suelos agrícolas, de los procesos de fertilización y de las emisiones de metano de la cabaña ganadera. Las emisiones de este sector han aumentado un 6,2% respecto a 1990.

El sector de generación de energía, que representa el 13,5% de las emisiones navarras, ha aumentado considerablemente, hasta un 27% producto, consecuencia del fuerte ascenso de la actividad de los ciclos combinados. Incluye las emisiones de los procesos de generación de electricidad en las instalaciones de gestión de residuos y en las plantas de cogeneración industriales.

El sector residencial y servicios es el responsables del 13% de las emisiones de Navarra. Estas han aumentado un 1,4% respecto al año anterior. Corresponden a la combustión en instalaciones de climatización y agua caliente. Las emisiones han aumentado un 61% desde 1990.

Por último, el sector residuos incluye las emisiones de metano y CO2 del depósito de residuos en vertederos y del tratamiento de aguas residuales. Supone el 3,5% de las emisiones del territorio, y han disminuido un 1,5 % con respecto a 2014. Por el contrario, Las emisiones de este sector también han aumentado considerablemente con respecto a 1990, concretamente un 29 %.

Sectores regulados

El 33% de las emisiones de GEI de Navarra en 2015 provienen de los denominados sectores regulados, formados por 23 industrias e instalaciones de sectores como la generación de electricidad, producción y transformación de metales férreos, cemento, cal, vidrio, cerámica, pasta de papel y papel y cartón que generan emisiones de combustión o proceso, y que están reguladas por la Directiva de Comercio de Derechos de Emisión.

Las emisiones de este sector han fluctuado mucho en los últimos años, dependiendo, sobre todo, de la mayor o menor actividad de la generación eléctrica de los ciclos combinados de Castejón. En conjunto, sus emisiones han disminuido un 35% respecto a 2005, debido a la disminución de actividad generalizada en todos los sectores, especialmente en el sector de generación eléctrica y en el de fabricación de cemento.

Medidas del gobierno para reducir emisiones

Para hacer frente a esta realidad y en respuesta al Acuerdo Programático, el Gobierno de Navarra está definiendo desde hace un año una Hoja de ruta del Cambio climático, en la que, entre otros, se plantea incidir en la reducción de gases de efecto invernadero y todo tipo de gases y partículas nocivas para la salud. Para ello, se ha creado una Comisión Interdepartamental con representación de todos los departamentos, que tendrá como tarea fundamental la elaboración y puesta en marcha de esa hoja de ruta.

En esta línea, Navarra se plantea en su recién aprobada Estrategia Energética que en 2030 las renovables supongan el 50% del consumo energético, lo que supone trabajar en tres ámbitos: disminuir el consumo de energía proveniente de combustibles fósiles, aumentar la producción de energía renovable, aumentar la eficiencia energética.

El Gobierno de Navarra presentó recientemente las medidas de promoción a las energías renovables así como las ayudas para fomentar la movilidad eléctrica y el ahorro y eficiencia energética. También se han previsto ayudas en rehabilitación energética, incentivos fiscales para personas físicas y jurídicas, y ayudas para entidades locales.

Entre ellas destacan la próxima convocatoria de subvenciones, dotada con un millón de euros, para financiar las actuaciones que desarrollen las entidades locales relacionadas con la sustitución del alumbrado público para incrementar su eficiencia energética, las inversiones en energías renovables, y el fomento de la movilidad eléctrica, ya sea con la adquisición de un vehículo o con la instalación de infraestructuras de recarga.

Además, se ha anunciado la deducción del 15% en el impuesto de sociedades o en el IRPF por las inversiones realizadas en instalaciones de energías renovables y movilidad eléctrica; y el fomento de la rehabilitación de viviendas para mejorar la envolvente térmica de los edificios, con una subvención ordinaria de 12.000 euros, que se puede ampliar hasta los 25.000 en algunos casos como las viviendas unifamiliares.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *