Save pagePDF pageEmail pagePrint page

Alexandra Farbiarz MasAlexandra Farbiarz Mas

Comunicóloga, especializada en Biotecnología y Medio Ambiente
TERRAQUI. Derecho Ambiental

El Panel Internacional de los Recursos presentó un estudio mediante el cual se advierte tanto de las consecuencias de la inacción respecto a la eficiencia de los recursos para la población mundial como de los beneficios a escala planetaria si la política de la eficiencia de los recursos se combinara con la política climática, lo que permitiría estabilizar el uso de los recursos mundiales en 2050 y aumentar los ingresos y el crecimiento económico.

Este informe responde a la demanda del G7, que se reunirá en junio en Alemania y que solicitó al Panel Internacional de Recursos de la UNEP la realización de un informe que presentara potencialidades y soluciones para la eficiencia de los recursos a nivel mundial.

El Panel Internacional de Recursos (en adelante PIR) fue constituido por el Programa Medioambiental de las Naciones Unidas (UNEP) en 2007 para construir y compartir los conocimientos necesarios para mejorar el uso y la gestión de los recursos en todo el mundo, sentar las bases de una disminución del consumo excesivo, así como la reducción de residuos y los daños ecológicos.

Para ello, el PIR se ha propuesto trabajar los siguientes objetivos:

  • Reducir el volumen de los recursos utilizados en todo el mundo.
  • Hacer “más con menos”, mejorando la eficiencia de los recursos y las tasas de reciclaje.
  • Utilizar los recursos de manera que causen el menor daño posible al medio ambiente.
  • Disociar el crecimiento económico del impacto ambiental.
  • Desarrollar nuevas formas de utilizar los escasos recursos de manera más eficiente.
  • Mover el mundo hacia una “economía verde”.

Este estudio sigue a otro informe elaborado por la OCDE sobre la eficiencia de los recursos, en el que se subrayaba que las economías desarrolladas tienen mucho margen para diseñar y producir bienes utilizando muchos menos recursos naturales y produciendo menos residuos.

Las indicaciones reveladas en este informe han seguido, a su vez, los 17 objetivos de Naciones Unidas para el desarrollo sostenible, así como los acuerdos de París -COP21- del Programa de Naciones Unidas para la lucha contra el cambio climático.

El PIR, en su informe, advierte que, atendiendo al aumento de la población y la urbanización, si se siguen los modelos actuales de producción y consumo a escala mundial tal como se dan ahora, la extracción de recursos naturales aumentará de 85 hasta 186 mil millones de toneladas en los próximos 35 años.

En sus conclusiones, el PIR muestra que las políticas e iniciativas para mejorar la eficiencia de los recursos y hacer frente al cambio climático pueden reducir la extracción de los recursos mundiales hasta en un 28% a nivel mundial en el año 2050, reduciendo las emisiones globales de gases de efecto invernadero en, al menos, un 60% e impulsar el valor de la actividad económica mundial en un 1%.

Para llegar a estos objetivos, tendrá que hacerse frente a las causas que provocan la contaminación, la mala gestión de los residuos y la falta de acción respecto al cambio climático. Para ello, los mercados necesitarán de cierta ayuda para poder implementar medidas para alcanzar mayores niveles eficiencia de sus recursos.

Los mecanismos que habrán ayudado a mejorar la eficiencia de los recursos son:

  • Mayores tasas de innovación y cambios tecnológicos.
  • Mayores inversiones y políticas en infraestructura eficiente de los recursos y de los productos.
  • Una regulación inteligente y selectiva, así como impuestos ecológicos y reformas de las políticas fiscales que ajusten el balance entre los costos de mano de obra y los materiales que permitan la rentabilidad de la eficiencia de los recursos sobre los productos y los procesos de producción. La reforma fiscal ambiental es especialmente importante para evitar el efecto rebote, para que el aumento de la actividad económica derivada de una mayor eficiencia de los recursos reduzca el consumo de éstos así como la contaminación. En este sentido, la UNEP apela a la orientación de políticas que pudieran favorecer la eficiencia de los recursos  recogidas en el informe publicado por la OCDE, también solicitado por el G7, que puede consultarse en este enlace.

El informe del PIR, titulado “Eficiencia de los recursos: potencial e implicaciones económicas” también concluye que las prestaciones económicas y de empleo surgidas de una mayor eficiencia de los recursos mejoran en gran medida por los beneficios no financieros que a menudo son inestimables para el bienestar humano. Estos beneficios se derivan, entre otras cosas, de la seguridad de los recursos, la reducción de la contaminación, la mejora de la salud, una mayor calidad ambiental y una menor pérdida de la biodiversidad.

Además, la eficiencia de recursos supone oportunidades para mejorar la asignación social de los recursos. La reducción de la presión sobre la cantidad y calidad de los recursos permitirá a los desfavorecidos acceder más fácilmente a los recursos que necesitan. Así pues, la agenda para la eficiencia de los recursos también ofrece potencial para reducir las desigualdades y la pobreza en todos los países a través de un acceso más seguro y equitativo a los recursos. Por lo tanto, una mayor eficiencia de los recursos vehiculada mediante políticas públicas adecuadas y bien difundidas e implementadas, puede ofrecer múltiples beneficios de desarrollo sostenible a través de todas sus dimensiones: las económicas, las sociales y las ambientales.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *