Se ha investigado a 27 personas como responsables de traslados ilícitos de residuos al sudeste asiático que habrían generado beneficios por más de 15 millones desde el 2018.

La Guardia Civil desarticula una red que organizaba el traslado irregular de residuos

En el marco de la operación PINDAAN, la Guardia Civil ha desarticulado una organización criminal que se dedicaba al traslado irregular de residuos plásticos hacia Malasia, Camboya, Tailandia, entre otros países asiáticos. Se ha investigado a 27 personas que constituían un entramado desplegado en España para organizar envíos ilegales.

La cúpula de esta organización estaba establecida en Malasia y Singapur. Los objetivos investigados son una parte de la red internacional que controlaba esta actividad, desplegando a personas en nuestro país para la compra de plásticos y posterior envío a Asia.

En 2019 el gobierno malayo devolvió a España 5 contenedores de transporte de mercancías cargados con residuos plásticos contaminados con productos tóxicos provenientes de la agricultura intensiva. Después de realizar análisis a los plásticos se detectaron restos de productos fitosanitarios.

Tras las investigaciones llevadas a cabo por la Unidad de Medio Ambiente y Urbanismo de la Fiscalía General del Estado, y la UCOMA (Unidad Central Operativa de Medio Ambiente) del SEPRONA, se descubrió que se estaban exportando contenedores de plásticos sin las autorizaciones y comunicaciones pertinentes hacia terceros países. Además, la mayoría de estos residuos no habían sufrido el proceso de descontaminación exigido para que los países que los recepcionan lo hagan como materia prima y puedan trabajar en la elaboración de productos a posteriori. Esta materia no utilizada irremediablemente se convertía en desecho, acabando muchas de las veces en vertederos ilegales, océanos y ríos.

Prohibición de residuos plásticos en China

A raíz de la prohibición de importaciones de residuos plásticos que estableció China en 2018, los negocios se desplazaron hasta otros países asiáticos, donde se recepcionan como paso previo a productos que finalmente acaban en el gigante asiático. Los distintos materiales que llegan a esos países son tratados en instalaciones ilegales, muchas de ellas ya desmanteladas, y luego exportados a su vez a China como destino final de la materia prima valorizada.

A las personas investigadas se les imputan los delitos Contra los Recursos Naturales y el Medio Ambiente, por el traslado ilícito de residuos, y el de Pertenencia a Organización Criminal.

Los distintos reglamentos de la Unión Europea establecen procedimientos y regímenes de control para el traslado de residuos entre los Estados Miembros y con terceros países, en función del origen, el destino y la ruta del traslado, del tipo de residuo trasladado y del tipo de tratamiento que vaya a aplicarse a los residuos en destino. El objetivo de dicha normativa es organizar y regular la vigilancia y el control de los traslados de residuos de forma que se tengan en cuenta la necesidad de preservar, proteger y mejorar la calidad del medio ambiente y la salud humana.

La investigación, dirigida por la Fiscalía Delegada de Medio Ambiente y Urbanismo, ha sido llevada a por agentes del SEPRONA de la Guardia Civil.

Se ha contado también con la colaboración de EUROPOL e INTERPOL en el análisis de las comunicaciones y en el análisis estratégico de documentación para hallar posibles relaciones con otros países, movimientos de divisas e información de envíos; así como con la colaboración de la Subdirección General de Economía Circular del MITERD (Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico) en equipos de trabajo conjuntos encaminados al estudio sobre la ilegalidad de los envíos.

 

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *