Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

El último informe de Circle Economy sobre la la circularidad de la economía mundial muestra que apenas reutilizamos o reciclamos un 8,6% de los recursos globales.

Nuevo aumento del consumo mundial de recursos

La economía global consumió más de 100.000 millones de toneladas de materiales en 2017, según el informe The Circularity Gap Report 2020, que acaba de presentar la organización Circle Economy en el Foro de Davos (Suiza).

Al mismo tiempo, la tendencia en la reutilización y el reciclaje de residuos se ha invertido, y el mundo es hoy menos circular que hace dos años, cuando se presentó la edición anterior de este estudio. Concretamente, la economía mundial es hoy tan solo un 8,6% circular (frente al 9,1% que reflejaba el informe publicado en 2018). Esto significa que de todos los minerales, combustibles fósiles, metales y biomasa que ingresan cada año en el ciclo productivo, solo el 8,6 por ciento se reutiliza o recicla.

El informe revela que los recursos totales que ingresaron a la economía mundial han aumentado un 8,4% en solo dos años, pasando de 92.800 millones de toneladas en 2015 hasta los 100.600 millones de toneladas en 2017, el último año del que se dispone de datos.

En ese período, los recursos extraídos totales aumentaron en un 9%, pasando de 84.400 millones de toneladas a 92.000 millones de toneladas.

Por su parte, el total de materiales que se reutilizan o reciclan ha crecido solo un 3%, de 8.400 a 8.650 millones de toneladas, y ha disminuido respecto a la proporción del uso total de materiales.

Según destaca e informe, el uso global de materiales casi se ha cuadruplicado en 50 años, pasando de solo 26.700 millones de toneladas en 1970 a las más de 100.000 millones actuales, y se pronostica que aumentará a entre 170.000 y 184.000 millones de toneladas para 2050. 

Continuamos en una economía lineal

Hay tres razones subyacentes para esta tendencia negativa, todas integradas en el modelo económico lineal dominante de «coger-usar-tirar».

En primer lugar, confiamos en extraer materiales vírgenes para impulsar el crecimiento en lugar de hacer un mejor uso de los recursos existentes. Por cada tonelada de recursos que se reutilizan, se extraen más de 10.

Por otro lado, estamos usando más materiales para satisfacer las necesidades de una creciente población mundial, aumentando nuestro stock de viviendas, infraestructura y maquinaria pesada. Casi la mitad de los materiales que ingresan a la economía se utilizan en estos productos a largo plazo.

Finalmente, la mayoría de los productos no están diseñados para ser reutilizados y existen instalaciones limitadas para reprocesar materiales al final de su vida útil. Las tasas globales de reciclaje están mejorando y entregando materiales de mayor calidad, pero aún así está lejos de ser suficiente para alimentar nuestra insaciable economía.

El informe constata que algunos países operan bien dentro de los límites ecológicos de nuestro planeta, pero sin satisfacer las necesidades sociales básicas. Mientras, otros países satisfacen las necesidades sociales, pero lo hacen sobrepasando los medios sostenibles del planeta. 

El estudio asegura que los gobiernos son clave para pasar de una economía lineal a una economía circular, y les pide que colaboren en estrategias circulares para medir y mejorar la eficiencia de los recursos, traducir las tendencias mundiales en hojas de ruta nacionales y trabajar con empresas, ONG y el mundo académico para impulsar la acción necesaria para avanzar hacia esa circularidad.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *