Save pagePDF pageEmail pagePrint page

El objetivo es ofrecer un marco de cualificación profesional adaptado a las nuevas necesidades laborales que van a surgir de la apuesta europea por la economía circular.

CIR-ECO creará módulos de formación especializados en economía circular
La economía circular tiene potencial para crear 170.000 nuevos empleos en la UE hasta 2030. Foto: RESIDUOS PROFESIONAL

Hoy y mañana se reúnen en Bilbao cinco entidades europeas de Bélgica, Portugal, Eslovenia y País Vasco lideradas por Aclima, Basque Environmet Cluster, para poner en marcha el Proyecto CIR-ECO, una propuesta para desarrollar 4 módulos de formación dirigidos a adquirir competencias profesionales en la reparación, reacondicionamiento y remanufactura de electrodomésticos destinados a su reutilización.

Se pretende así ofrecer un marco de cualificación profesional para trabajadores en activo y desempleados adaptado a las nuevas necesidades laborales que van a surgir de la apuesta europea por la economía circular, disminuyendo la brecha entre las necesidades del mercado y la oferta de formación y educación actual.

El proyecto está centrado en estandarizar las competencias necesarias para la remanufactura, reacondicionamiento y reparación de electrodomésticos, generando perfiles profesionales adaptados a las nuevas necesidades del mercado. Una de las prioridades de la estrategia europea 2020 es conseguir una tasa de empleo del 75% entre las mujeres y hombre de entre 20 y 64 años. Y la economía circular, tal y como queda recogido en esta estrategia, juega un papel crucial en la generación de nuevos nichos de empleo. La Comisión Europea estima que la economía circular puede contribuir a la creación de 170.000 nuevos puestos de trabajo hasta 2030, especialmente en el ámbito de la remanufactura, donde se generarán empleos para profesionales cualificados.

Con una duración de dos años, CIR-ECO pretende ser un elemento más que ayude al despliegue de esta estrategia. El proyecto esta cofinanciado por el programa europeo Erasmus Plus de la Unión Europea, que impulsa iniciativas de colaboración para dotar a las personas de las capacidades necesarias para el mercado laboral y la sociedad actual y futura.

Participantes

El consorcio del proyecto CIR-ECO está liderado por Aclima, y en él también participa el Fondo formación Euskadi, entidad con más de 30 años de experiencia en la formación y la cualificación de personas.

El resto del consorcio lo componen la Cámara de Comercio e Industria de Eslovenia, que agrupa a 16 federaciones empresariales y cerca de 10.000 empresas; el Instituto de Soldadura e Qualidade, ISQ, de Portugal, una entidad privada sin ánimo de lucro que actualmente ofrece servicios de inspección técnica, ingeniería y formación en más de 40 países; Syntra West, entidad belga sin ánimo de lucro especializada en la formación técnica orientada a empresas y que trabaja con cerca de 2.000 formadores a tiempo parcial, y Vormelek, también belga, que se dedica a la formación técnica en la rama de electrónica y electricidad.