Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

La UE adopta nuevas medidas sobre ecodiseño para televisores, frigoríficos o lavadoras que obligan a los fabricantes a concebir estos y otros productos con vistas a una futura reparación y a un reciclaje más sencillo.

Nuevas medidas de la UE para fomentar la reparación y reciclaje de electrodomésticos
Los electrodomésticos serán más fácilmente reparables con el fin de extender su vida útil. Foto: AERESS

Por primera vez, los fabricantes estarán obligados a hacer que diversos tipos de electrodomésticos sean más fáciles de reparar y reciclar tras la adopción formal el pasado martes de medidas innovadoras sobre diseño ecológico por parte de la Comisión Europea. Las nuevas normas también se dirigen a mejorar la eficiencia energética de estos aparatos.

A partir de 2021, todos los televisores, monitores, frigoríficos, congeladores, lavadoras, secadoras, lavavajillas y productos de iluminación comercializados en el mercado de la UE deberán cumplir con los requisitos mínimos de reparabilidad para extender su vida útil. Estos productos también serán más fáciles de reciclar gracias al diseño mejorado y, en el caso de las pantallas, a la eliminación de retardantes de llama halogenados.

El vicepresidente de Empleo, Crecimiento, Inversión y Competitividad de la Comisión Europea, Jyrki Katainen, dijo al respecto: «Ya sea fomentando la reparabilidad o mejorando el consumo de agua, el diseño ecológico inteligente nos hace usar nuestros recursos de manera más eficiente, trayendo claros beneficios económicos y ambientales».

Eliminar los productos más derrochadores

Las nuevas medidas son parte de la Directiva de Ecodiseño de la UE, que elimina los productos más derrochadores del mercado, reemplazándolos por unidades que hacen el mismo trabajo con menos energía y recursos. Fueron previamente acordados por los 28 gobiernos de la UE en enero y se encuentran entre las últimas medidas adoptadas por esta Comisión Europea antes de que nuevos funcionarios asuman el cargo.

Los requisitos de reparabilidad pueden ayudar a generar importantes ahorros al reducir drásticamente la demanda de nuevos productos y las emisiones de carbono vinculadas a la fabricación, distribución, uso y eliminación de aparatos electrónicos. Un estudio de Coolproducts -una coalición de ONG que trabajan en favor del diseño ecológico y la eficiencia energética- estima que ampliar en solo cinco años la vida útil de las lavadoras ahorraría a la UE tantas emisiones (CO2eq) como sacar medio millón de automóviles de las carreteras anualmente.

Las piezas de repuesto y la información sobre la reparación deberán estar disponibles para reparadores profesionales un mínimo de años

Por otro lado, las nuevas medidas de eficiencia energética ayudarán a la UE a ahorrar 140 TWh adicionales de energía al año, lo que corresponde al 5% del consumo de electricidad de la UE. Para los consumidores y las empresas, esto significa 20.000 millones de euros ahorrados en facturas de energía.

En definitiva, los nuevos requisitos servirán para hacer que nuestros productos de consumo duren más. Los fabricantes deberán asegurarse de que los electrodomésticos se puedan desmontar fácilmente con herramientas habitualmente disponibles. Las piezas de repuesto y la información sobre la reparación deberán estar disponibles para los reparadores profesionales durante un mínimo de años.

Extender las medidas a otros productos

«Los nuevos requisitos de reparación ayudarán a mejorar la vida útil de los electrodomésticos cotidianos que actualmente fallan demasiado rápido», afirmó Monique Goyens, directora general de la Asociación Europea de Consumidores BEUC. Y añadió que aunque la UE ha comenzado con productos que la mayoría de los consumidores poseen en sus hogares, «alentamos firmemente a los legisladores a que crear más categorías de productos reparables».

En la misma línea, Chloé Fayole, directora de programa y estrategia de ECOS, celebró las nuevas medidas por considerarlas un gran paso hacia una economía más circular, pero pidió que la ley se extienda a otros dispositivos electrónicos comunes: «Ahora esperamos que los responsables de tomar decisiones de la UE reproduzcan este enfoque en muchos otros productos y, en particular, en productos electrónicos como teléfonos inteligentes y ordenadores, para minimizar su impacto ambiental».

Por su parte, Ugo Vallauri, representante de Restart Project y miembro de la recién formada campaña de «Right to repair» (Derecho a reparar) dijo: «Este es un paso importante en la dirección correcta, pero tenemos mucho trabajo por delante. El siguiente paso será poner los repuestos y manuales de reparación a disposición de todos, no solo de los reparadores profesionales, y extender las disposiciones sobre reparación a muchos más productos, comenzando con los teléfonos inteligentes».

La Comisión Europea estima que estas medidas, junto con las etiquetas energéticas adoptadas el pasado 11 de marzo, generarán 167 TWh de ahorro energético final por año para 2030. Esto es equivalente al consumo anual de energía de Dinamarca y corresponde a una reducción de más de 46 millones de toneladas de CO 2 equivalente. Estas medidas pueden ahorrar a los hogares europeos un promedio de 150 euros al año.

Fuentes:
Comisión Europea / EEB / Coolproducts

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *