Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

En los bares y restaurantes Ciudad Autónoma de Buenos Aires se consumen dos millones de pajitas al mes, según estimaciones de la Agencia de Protección Ambiental.

Buenos Aires prohibe las pajitas de plástico

El Ministerio de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad de Buenos Aires (Argentina), a través de la Agencia de Protección Ambiental, se suma a la iniciativa mundial contra los plásticos de un solo uso y publica una resolución para prohibir, de forma progresiva, el uso de sorbetes o pajitas de plástico con el fin de lograr una ciudad más sostenible.

Esta medida se desprende de la Ley de Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos N° 1.854 (texto consolidado según Ley N° 6.017). La resolución fue firmada hoy por Eduardo Macchiavelli, ministro de Ambiente y Espacio Público, y se publicará próximamente en el Boletín Oficial.

A partir de la entrada en vigencia de esta resolución no se podrá ofrecer o colocar pajitas de plástico de un solo uso a la vista del cliente; y a partir de los 6 meses se prohíbe su utilización, entrega y venta.

Según explican desde el gobierno municipal, las pajitas o sorbetes son el cuarto residuo plástico más común en las costas y los océanos. A pesar de que suelen usarse tan solo unos pocos minutos, pueden tardar entre 150 y 400 años en descomponerse.

En los bares y restaurantes de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires se consumen aproximadamente 2 millones de pajitas al mes, según estimaciones de la Agencia de Protección Ambiental. Una vez convertidos en residuos, suponen 1,7 toneladas, y si se pusieran en fila alcanzarían los 465 kilómetros de longitud, equivalente a la distancia de la Ciudad de Buenos Aires con la ciudad de Mar del Plata.

Por otro lado, el gobierno local recuerda que el 62% de la producción de plásticos se destina a productos de packaging y de un solo uso, que al desintegrarse generan partículas conocidas como microplásticos, que son ingeridas por la fauna acuática, que bioacumulan e incorporan estos materiales a la cadena alimentaria.

De hecho, peces recogidos en zonas costeras del Río de la Plata -como el surubí, el sábalo, el patí, el pejerrey y la carpa- albergan en su tubo digestivo diminutas partículas de material sintético.

 

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *