Save pagePDF pageEmail pagePrint page

El proyecto BARBARA aprovechará residuos alimentarios y agrícolas para la obtención de bioplásticos que mediante técnicas de impresión 3D podrán utilizarse en diversos sectores industriales.

BARBARA desarrollará nuevos biomateriales para uso industrial a partir de residuos orgánicos

El centro tecnológico Aitiip coordina el proyecto BARBARA, un proyecto europeo para desarrollar nuevos biomateriales a partir de residuos alimentarios aplicables en sectores industriales como los de automoción y construcción. La inniciativa conseguirá la fabricación mediante técnicas avanzadas de impresión en 3D y bioplásticos, de prototipos como tiradores de puertas, frentes de salpicaderos de coches y uniones de vigas.

El proyecto BARBARA (Biopolymers with advanced functionalities for building and automotive parts processed through additive manufacturing) cuenta con un presupuesto de 2,7 millones de euros y reúne a once socios de España, Italia, Alemania, Suecia y Bélgica.

Gracias a la incorporación de aditivos procedentes de la biomasa se conseguirá desarrollar estos nuevos materiales biobasados con funcionalidades innovadoras para que, mediante el empleo de la tecnología de fundido de filamentos (FFF, Fused Filament Fabrication), la más extendida para la impresión 3D o fabricación aditiva, puedan dar lugar a prototipos de aplicación industrial.

Estos nuevos materiales deberán estar basados en residuos alimentarios (de vegetales y frutos como zanahorias, almendras o granadas) y agrícolas (maíz) y tener determinadas propiedades mecánicas, térmicas, estéticas, ópticas y antimicrobianas que los hagan aptos para su uso industrial en componentes para sectores de alta exigencia como los mencionados.

Los plásticos basados en materiales procedentes de la biomasa ya se utilizan para impresión 3D en el ámbito doméstico, como es el caso del PLA (poliácido láctico). Se trata ahora de afrontar su uso industrial con una visión global, que tenga presentes los requerimientos que van a tener que cumplir las piezas fabricadas desde el mismo momento de la formulación de los materiales de ingeniería y de los aditivos que las enriquecen.

Toda la cadena de valor

Los socios del proyecto BARBARA cubren toda la cadena del proyecto, pues entre ellos hay desde proveedores de residuos agrícolas y alimentarios hasta usuarios industriales finales de automoción y construcción que serán claves a la hora de validar las piezas de demostración que se fabriquen, y todo ello pasando por expertos en química, producción de materiales industriales, diseño de procesos y maquinaria o monitorización de la eficiencia de todas las acciones y de su impacto.

Aunque los resultados de BARBARA sean también de interés para otros sectores, los dos escogidos, construcción y automoción, tienen características que los hacen muy interesantes para un proyecto como este que liga investigación, química básica e industria 4.0. El proyecto contempla el desarrollo de prototipos demostradores como tiradores de apertura de puertas de automóviles, frentes de salpicaderos o moldes para hacer nudos para celosías de vigas y estructuras como las que se utilizan en construcción.

Esta iniciativa hará posible, además, el crecimiento de las industrias dedicadas a esta actividad en el marco del sector europeo de la bioeconomía y la economía circular.

Zaragoza ha sido la ciudad elegida para la celebración de la primera reunión del proyecto BARBARA, financiado por la UE al estar enmarcado en el Programa Horizonte 2020 y que contempla la fabricación de prototipos que ayuden a mostrar las posibilidades que estos nuevos materiales tienen en dos sectores tan importantes para nuestra economía como son los de automoción y construcción.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *