Se trata de uno de los 14 proyectos seleccionados por el Govern balear para impulsar la economía social y circular y gestionar de manera sostenible los residuos turísticos.

Baleares prueba contenedores inteligentes para la gestión de residuos turísticos
Foto: Wireless DNA

El conseller de Medi Ambient i Territori del Govern balear, Miquel Mir, junto con el director general de Residuos y Educación Ambiental, Sebastià Sansó, y la directora general de Turismo, Rosana Morillo, visitaron esta semana a la empresa Wireless DNA, que ha desarrollado un proyecto de economía circular basado en el pesaje continuo de residuos mediante contenedores inteligentes.

El sistema consiste en una serie de sensores que permiten monitorizar la cantidad de residuos generados. El proyecto piloto se ha desarrollado en dos hoteles y ha permitido que las instalaciones puedan conocer qué cantidad de residuos generados forman parte de la fracción orgánica.

En total, se han instalado 39 sensores en los contenedores para poder saber cuántos residuos orgánicos producen y destinan, después, a compostaje. Así, de las 27 toneladas de fracción orgánica que se generaron, se obtuvieron unas 24 toneladas de compost, gestionado por TIRME y utilizado por varias explotaciones agrícolas.

El proyecto desarrollado por la empresa mallorquina no solo permite saber la cantidad de residuos generados, sino también evaluar la eficacia de las medidas orientadas a la reducción de residuos, además de hacer un seguimiento de los objetivos a lograr por las entidades y empresas.

Los sensores también facilitan otros datos, como las que tienen que ver con la temperatura – lo que permite detectar episodios de fermentación de residuos orgánicos – o con la localización, lo que facilitaría detectar movimientos no autorizados de los contenedores.

Mir señaló la importancia de la innovación en la apuesta de las empresas por la economía circular, puesto que «ponen al alcance de la ciudadanía y las empresas herramientas de conocimiento que aumentan la eficacia de las medidas tomadas para empezar a cambiar el modelo de usar y tirar que hemos adoptado hasta ahora».

Por su parte, Sansó explicó que Wireless DNA es «un muy buen ejemplo de como una empresa local ha desarrollado una herramienta que puede ayudar a los municipios baleares a adaptarse a la Ley de residuos en diferentes ámbitos, como puede ser el pago por generación». El director general apuntó  que la convocatoria de subvenciones a través del Impuesto de Turismo Sostenible (ITS) ha permitido poner en marcha varios proyectos «que nos marcan el camino hacia una sociedad residuo cero».

El proyecto de contenedores inteligentes de Wireless DNA es uno de los 14 seleccionados en la convocatoria para impulsar la economía social y circular, gestionar de manera sostenible los residuos turísticos y crear puestos de trabajo con personas en riesgo de exclusión, dotado con 700.000 euros provenientes del fondo ITS.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *