Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

El Gobierno Balear presentará alegaciones al anteproyecto de ley de residuos, si bien valora «la apuesta decidida por la prevención y la reutilización» de la normativa.

Baleares pide al Estado que asuma el coste del traslado de residuos de Formentera

La Conselleria de Medi Ambient i Territori del Gobern Balear presentará alegaciones al anteproyecto de ley de residuos y suelos contaminados, recientemente aprobado por el Consejo de Ministros. Entre otras cuestiones, reclamará al Gobierno central que asuma los costes del transporte de residuos de Formentera. En el documento presentado por el Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico, se sigue manteniendo la obligación del Estado de pagar el transporte de residuos entre islas cuando no se puedan tratar en la misma, pero se liga a la disponibilidad presupuestaria.

Actualmente, a pesar de que la Ley estatal de residuos de 2011 contempla que es el Gobierno central quién tiene que asumir los costes, lo cierto es que los ha acabado asumiendo el ejecutivo autonómico de Baleares. A pesar de no tener competencias, durante estos años ha sido la Conselleria de Medi Ambient, a través de ayudas que ya suman casi seis millones de euros, la que ha asumido las ayudas al Consell de Formentera.

Más allá de esto, el conseller Miquel Mir ha valorado positivamente el inicio de redacción de esta normativa, puesto que “asume como propios los principios de la Ley balear de residuos y hace una apuesta decidida por la prevención y reutilización”. Asimismo, Mir ha destacado que la normativa autonómica marca unos objetivos de reducción y de reciclaje mucho más ambiciosos, “imprescindibles para encarar un cambio de modelo que nos permita abandonar la cultura de usar y tirar”.

Por otro lado, en una reunión mantenida con el Ministerio para explicar este anteproyecto de ley, el director general de Residuos y Educación Ambiental, Sebastià Sansó, trasladó su satisfacción por el impulso de una normativa estatal que se base en los ejes de la de Islas Baleares, como el de ‘quien contamina paga’. Aun así, ha destacado la necesidad de que se aplique una tasa justa, es decir, que se pague por generación.

En la misma línea se ha pronunciado sobre el impuesto a los envases de plástico no reutilizables, que ha calificado de medida “muy positiva”, siempre que acabe siendo finalista y se acompañe con otras medidas fiscales, como reducir los impuestos a modelos basados en la reutilización y venta al detalle.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *