Save pagePDF pageEmail pagePrint page

La Consejería de Medio Ambiente, a través de Cogersa, pondrá en marcha nuevas medidas para mejorar la recuperación y el aprovechamiento de biorresiduos.

materia orgánica

La consejera de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente del Gobierno del Principado de Asturias, Belén Fernández, ha reconocido que apenas una docena de municipios ha solicitado las ayudas ofertadas por el Consorcio para la Gestión de los Residuos Sólidos de Asturias (Cogersa) para fomentar la recogida selectiva de la materia orgánica. Según los datos que maneja la propia Consejería, en los dos años que lleva vigente el sistema de ayudas se han recogido 833 toneladas de biorresiduos, un balance “muy modesto”, en opinión de Fernández.

Las ayudas están destinadas a sufragar hasta el 50% de los costes de la recogida y del transporte de residuos orgánicos hasta la planta de tratamiento de Serín, además de los gastos de comunicación y publicidad, o de cubos y contenedores. En términos económicos, el máximo anual se adjudicó en 2016, con 335.000 euros sobre el millón disponible.

No obstante, la consejera ha reivindicado los importantes esfuerzos llevados a cabo desde el Ejecutivo autonómico y Cogersa para incentivar la recogida separada de materia orgánica, que las entidades locales han de desarrollar por imperativo legal a fin de alcanzar que en 2020 el 50% de los residuos domésticos y comerciales se preparen para ser reutilizados o reciclados.

Este año se impulsará la recogida selectiva de residuos orgánicos procedentes de edificios públicos y grandes productores

Fernández, que compareció este martes en la Junta General, defendió que para alcanzar esas metas, además de mejorar el rendimiento de las líneas tradicionales de recogida de papel-cartón, envases ligeros y vidrio, es imprescindible una implantación generalizada y eficaz de un nuevo servicio de captación de los residuos orgánicos de viviendas, hostelería, mercados y supermercados, y comedores de equipamiento colectivos como colegios, residencias y hospitales, entre otros.

En este sentido, señaló que en la actualidad el Principado está trabajando desde tres perspectivas diferentes: prestando apoyo económico para la implantación, educando para el reciclaje y procurando instalaciones como la planta de biometanización que entró en servicio en 2013, tras una inversión de 19 millones, para dar tratamiento a estos residuos.

A menor escala, citó también el compostaje de la fracción orgánica de huerta y cocina que se realiza desde 2009 y en el que ya participan 60 ayuntamientos y 9.214 familias.

Este ejercicio, Cogersa oferta a todos los hogares que posean una pequeña finca una compostadora con el objetivo de que se sumen a la campaña unas 1.500 familias más y participe el mayor número posible de ayuntamientos.

Edificios públicos y grandes productores

Con el fin de seguir mejorando estos índices, la consejería pretende promover este año medidas para recoger separadamente la materia orgánica en edificios públicos como hospitales o residencias. Además, colaborará para que los considerados grandes productores (hosteleros, equipamientos comerciales grandes y medianos o distribuidores de productos alimentarios) puedan recoger estos desechos a través de los ayuntamientos o disponer de sistemas propios.

En materia normativa, el Gobierno de Asturias trabaja en el anteproyecto de Ley de Sostenibilidad y Protección Ambiental, que incluye la implantación progresiva de la recogida separada, y cuenta con un plan de residuos que identifica lo que cada ayuntamiento tendrá que recoger individualmente para cumplir el objetivo 2020.

A su vez, Cogersa garantiza cooperación jurídica, técnica y económica a través de un régimen tarifario y de subvenciones que procure, durante los próximos años, que los biorresiduos separados se traten sin coste.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *