Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

Cogersa convoca cada año una línea de ayudas con el fin de apoyar a los concejos en la puesta en marcha del servicio de recogida clasificada de residuos biodegradables.

Contenedor de materia orgánica
Contenedor de residuos orgánicos en Gijón (Asturias). Foto: RESIDUOS PROFESIONAL

El consejo de administracion del Consorcio para la Gestión de Residuos Sólidos de Asturias (Cogersa) ha acordado la concesión de ayudas a ayuntamientos para la implantación de la recogida separada de materia orgánica, con una cuantía total de 401.877 euros para este año.

Los beneficiarios de estas aportaciones son los ocho concejos que las solicitaron para iniciar o ampliar la puesta en marcha del quinto contenedor, es decir, el servicio de recogida de biorresiduos municipales clasificados. Se trata de Castrillón, Gijón, Langreo, Llanera, Llanes, Mieres, Noreña y Oviedo.

Cogersa convoca cada año esta línea de ayudas, con una asignación de un millón, con el fin de apoyar a los ayuntamientos en la puesta en marcha del nuevo servicio de recogida clasificada de residuos biodegradables -esencialmente restos de alimentos cocinados y no cocinados-, producidos en los domicilios particulares, los comedores colectivos, la hostelería y el comercio.

El objetivo es avanzar en el cumplimiento de las exigencias legales que establecen que, en 2020, será obligatorio reciclar al menos el 50% de los residuos urbanos. La materia orgánica representa alrededor del 35% del contenido de la bolsa negra que actualmente va a parar directamente al vertedero central, según los últimos análisis realizados por el consorcio.

Las ayudas de Cogersa pretenden cubrir hasta el 50% de los costes de las actuaciones que se van a realizar en el año, siempre que estén vinculadas a la adquisición de contenedores y cubos específicos, a la contratación de campañas de comunicación y educación ambiental para fomentar la participación ciudadana e, incluso, a la recogida y transporte hasta el centro de tratamiento de residuos.

Gratuidad del tratamiento de la fracción orgánica

Por otra parte, el consorcio, por acuerdo de su junta de gobierno, tiene establecida la gratuidad del tratamiento de la fracción orgánica mediante digestión anaerobia o biometanización. Este incentivo permite que los ayuntamientos ahorren unos 20,77 euros por tonelada por el depósito en vertedero.

El Plan de Residuos establece el aumento de la recogida separada de la fracción orgánica de los desechos urbanos para su biometanización, hasta alcanzar las 78.019 toneladas en 2020. Para ello, será necesario ampliar la capacidad de la planta hasta 90.000 toneladas por año, frente a las 30.000 que tiene actualmente.

La planta de biometanización de Cogersa recibió el año pasado 930 toneladas de biorresiduos procedentes de los ayuntamientos, que fueron recuperados para la elaboración de compost, con aprovechamiento energético del biogás (gas rico en metano) obtenido en el proceso.

Adicionalmente, en las capitales de Grado y Carreño se están llevando a cabo sendas experiencias piloto de recogida separada de materia orgánica con un modelo europeo en el que se reducen los días en los que se retira la basura mezclada, a la vez que se implanta el quinto contenedor.

 

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *