FER cree que restringir las exportaciones de materias primas secundarias sería «catastrófico» para la industria europea del reciclaje