Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

Así lo ha afirmado la presidenta de la Agencia Alemana de Medio Ambiente, entidad que ofrece algunas claves para mejorar la calidad del plástico reciclado e impulsar su demanda.

reciclaje de plástico
Los plásticos claros son mejores para reciclar, recuerda el informe de la UBA. Foto: RESIDUOS PROFESIONAL

“Los plásticos reciclados deben ser reutilizados a la mayor calidad posible. Las botellas de champú deben reciclarse para convertirse en botellas de champú, ya que esta es la única forma de conservar el plástico como un recurso valioso. Esto requiere que los productos sean reciclables y que aumentemos la demanda de plástico reciclado”, ha afirmado la presidenta de la Agencia Alemana de Medio Ambiente (UBA), Maria Krautzberger. Esta entidad acaba de publicar un informe sobre el estado de la economía circular en Alemania, según el cual la tasa de reciclaje de plásticos sigue siendo demasiado baja

En 2017, poco menos del 46 por ciento de los plásticos se recuperaron para reciclaje mecánico en el país, generando 1,9 millones de toneladas de material reciclado.

Según explica el informe, el diseño de productos amigable con el reciclaje es clave: los productos monomateriales (hechos de un solo tipo de plástico) son más fáciles de reciclar que los productos hechos de diferentes materiales. Los plásticos de colores claros o incoloros son mejores que los multicolores o los oscuros, porque los plásticos oscuros solo producen un reciclado gris que luego necesita teñirse. En contraste, los plásticos de colores claros se pueden usar en una amplia gama de aplicaciones.

La nueva Ley de Envases alemana ya establece que las tarifas de eliminación deben calcularse en función de la facilidad de reciclaje del envase. Otras normas relativas a la calidad mínima o la clasificación de la calidad del reciclado podrían ayudar a los productores a reconocer más fácilmente qué materiales reciclados son adecuados para sus productos en particular. Una ampliación del depósito obligatorio en los envases que incluya las botellas de zumos podría ofrecer una solución para una recolección de plásticos menos mezclados, asegura el iniforme.

Sin embargo, estas medidas solo son viables ecológica y económicamente siempre que exista una mayor demanda de productos reciclados en el mercado. Ciertas pautas en la contratación pública podrían tener un efecto directivo. Según la UBA, las autoridades públicas deberían dar preferencia a los productos plásticos que contienen materiales reciclados, por ejemplo, en artículos de oficina como bandejas y carpetas, o en productos de construcción. Las iniciativas voluntarias por parte de la industria o los requisitos de un contenido mínimo de material reciclado en ciertos productos (por ejemplo, contenedores de residuos) también ayudarían a proporcionar una solución.

Finalmente, la UBA propone que, además de las cuotas de reciclaje de plástico para envases y embalajes, también se deben establecer cuotas específicas para otras corrientes de residuos, como por ejemplo, equipos eléctricos y electrónicos.

No obstante, el informe de la UBA concluye que si bien el reciclaje es generalmente la mejor opción para la recuperación de residuos en términos ecológicos, es mejor evitar en primer lugar su generación. Por lo tanto, los productos deben estar diseñados para ser duraderos, reutilizables y reparables.

 

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *