Save pagePDF pageEmail pagePrint page

BIOECOSIM trabaja en el desarrollo de una planta piloto energéticamente eficiente que convierta este residuo en una sustancia segura y estable para su aplicación en suelos agrícolas.

Uso de estiércol en suelo agrícola
El estiércol es un recurso importante para el sector agrario europeo. Foto: werktuigendagen en Flickr (cc)

El estiércol de origen animal resulta un recurso importante para el sector agrario pues aporta nitrógeno, fósforo y materia orgánica, fundamentales para la sostenibilidad de la agricultura europea.

No obstante puede acarrear consecuencias negativas para el medio ambiente en función de cómo se emplee, pues posee la capacidad de contaminar masas de agua superficiales y subterráneas o provocar contaminación atmosférica en forma de emisiones malolientes y gases de efecto invernadero. Además, tras sucesivas campañas de abono, el suelo puede perder el equilibrio de nutrientes y acumular metales pesados y antibióticos.

El proyecto europeo BIOECOSIM (An innovative bio-economy solution to valorise livestock manure into a range of stabilised soil improving materials for environmental sustainability and economic benefit for European agriculture) propuso crear una planta piloto eficiente en los ámbitos energético y de recursos dedicada a convertir el estiércol animal en sustancias seguras y estables que pudieran gestionarse, transportarse y utilizarse fácilmente.

Dirigido por científicos del Instituto Fraunhofer (Alemania), BIOECOSIM producirá un sistema rentable en el que se combinarán varias tecnologías. El equipo al cargo emplea un método y un modelo de negocio integrados que pueden aplicarse fácilmente en el sector agrícola de cada uno de los Estados miembros.

“La solución de BIOECOSIM impulsa las mejores tecnologías disponibles de tratamiento de estiércol animal”, explicó Sukhanes Laopeamthong, del Instituto Fraunhofer. “Parte de la energía necesaria para nuestro nuevo proceso se generará por combustión de gas de síntesis, derivado del propio estiércol, reduciendo de este modo la necesidad de emplear combustibles fósiles”.

En palabras de este experto, “el agua extraída del estiércol puede utilizarse en explotaciones ganaderas y con fines de irrigación, mientras que el aprovechamiento de los productos mejoradores del suelo se estudiará en ensayos agronómicos con tres especies vegetales representativas y tres tipos de suelos distintos. Por último, se validará la sostenibilidad de nuestro método en función de estándares ISO”.

Laopeamthong afirmó que el proceso nuevo aportará una solución al problema del excedente de nutrientes en regiones con una cabaña muy extensa. “Para los ganaderos supondrá un aumento de los ingresos mediante la venta de productos mejoradores del suelo y la electricidad generada a través del gas de síntesis, así como una reducción de los elevados costes que supone deshacerse del estiércol –explicó–. En paralelo, los agricultores reducirán su dependencia de fertilizantes sintéticos, no renovables e importados destinados a mantener o mejorar su producción”.

Los socios del proyecto confían en que la aplicación que hagan de sus resultados en ámbitos transregionales los pequeños ganaderos les abrirá las puertas a oportunidades de negocio nuevas.

“Más de once millones de personas dedicadas al sector agropecuario europeo podrían aprovechar estos resultados –añade el investigador alemán–. El proyecto garantizará que el método sea económica y medioambientalmente sostenible mediante medidas reproducibles en toda Europa a medio plazo, impulsando así una economía circular y que haga un uso más eficiente de los recursos”.

BIOECOSIM recibió 3,8 millones de euros de financiación europea y estará en marcha hasta septiembre de 2016.

Fuente:
Cordis

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *