Save pagePDF pageEmail pagePrint page

Las propuestas aprobadas mejoran notablemente la eficiencia energética, ahorran combustible y reducen las emisiones de CO2.

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA) ha seleccionado dos proyectos impulsados por la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de Castilla y León en el marco del Programa Clima 2013 a favor de la reducción de CO2 a la atmósfera. Los proyectos seleccionados son la red de calor de la Universidad de Valladolid y el Ayuntamiento de Valladolid y el programa de instalación de calderas de biomasa en edificios públicos de Castilla y León.

En el caso del programa de implantación de calderas de biomasa en edificios públicos, pretende mejorar la eficiencia energética con un ahorro de entre un 20 y un 30% en costes de combustible, implantar energías renovables, ser ejemplo para el desarrollo de la biomasa con fines térmicos en la comunidad, y favorecer la actividad, creando empleo en el mundo rural y mejorando las masas forestales.

Este proyecto contempla unas reducciones anuales de más de 6.600 toneladas de CO2 a la atmósfera y un consumo anual previsto de biomasa de 13.500 toneladas

Esta actuación, con una inversión cercana a 40 millones de euros y con unas 175 iniciativas, consiste en la sustitución de calderas de gasoil por calderas de biomasa en centros públicos sanitarios, educativos y de servicios sociales en el mundo rural. Este proyecto contempla unas reducciones anuales de más de 6.600 toneladas de CO2 a la atmósfera y un consumo anual previsto de biomasa de 13.500 toneladas.

El otro proyecto reconocido por el MAGRAMA es la red de calor de la Universidad de Valladolid y el Ayuntamiento de la ciudad. Se trata de una red de distribución de energía térmica (calor) alimentada con biomasa, que transcurre por las vías urbanas y que proporciona agua caliente sanitaria y calefacción a 23 edificios de la Universidad de Valladolid, tres edificios del Ayuntamiento y cuatro de la Junta de Castilla y León.

Esta iniciativa supone un ahorro en la factura energética del 35% en los 15 años del proyecto –más de 12 millones de euros en ese período– y 5.400 toneladas de CO2 anuales que se dejarán de emitir a la atmósfera.

Concretamente se desplegarán dos redes de calor (una para el campus de la Universidad y otra para el resto de edificios) con una longitud total de 12 kilómetros, la más larga de España de estas características. La red se distribuye desde el Campus Miguel Delibes hasta el edificio de Ciencias de la Salud (Facultad de Medicina y Escuela de Enfermería), en pleno centro de la ciudad. El consumo de biomasa anual previsto en esta instalación es de 8.000 toneladas, según la información de la Junta de Castilla y León recogida por la agencia DiCYT.

Fuente:
DiCYT
Foto de portada:
Ciemat

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *