Save pagePDF pageEmail pagePrint page

El proceso, fruto de una investigación de la Universidad del País Vasco, ya está “completamente desarrollado para ser industrializado” y permite obtener compuestos fenólicos con diversas aplicaciones industriales a partir de la lignina generada en la producción de papel.

Un grupo de profesores e investigadores de la Escuela de Ingeniería de Gipuzkoa de la UPV/EHU han patentado un método (‘Novel method for the depolymerisation of lignin’) para lograr compuestos de alto valor añadido a partir de los residuos de la industria papelera, concretamente de la lignina que se obtiene en el proceso de trasformación de la madera en papel.

Según los expertos, en un futuro cercano, la lignina (un polímero orgánico, uno de los compuestos más abundantes en las plantas que, junto a la celulosa, conforma la pared celular de estas) tendrá, entre otras muchas capacidades, la de sustituir muchos materiales plásticos derivados del petróleo, además de ser utilizada en diversas aplicaciones de la industria farmacéutica, agroquímica, alimenticia o cosmética, entre otras.

En la actualidad, sin embargo, como explica Jalel Labidi, director del grupo de investigación BioRP Biorefinery Processes de la UPV/EHU, la lignina proveniente de los residuos que se obtiene en la industria de la celulosa «no presenta valor comercial, debido a que su calidad es muy baja».

Con el método patentado por el grupo de investigación de la UPV/EHU, sin embargo, se logran a partir de dicha lignina (procedente de los residuos) unos aceites fenólicos a un bajo coste. «Los compuestos fenólicos obtenidos (catecol y derivados) poseen un alto valor añadido, ya que pueden ser aprovechados de diversas maneras en la industria química: en sectores como el plástico, farmacéutico, agroquímico, alimenticio…», explica Labidi.

Adaptabilidad industrial

«Gracias a la patente aumentamos la ventajas competitivas de la industria de la celulosa, pues se valoriza el subproducto o ‘licor negro’ que se obtiene en el proceso de convertir la madera en pulpa de celulosa. La novedad inventiva radica en que ya no es necesario extraer la lignina (mediante costosos procedimientos) de ese ‘licor negro’ para poder obtener compuestos fenólicos», detalla el máximo responsable de la investigación.

Asimismo, el método patentado tiene una gran adaptabilidad industrial, pues el novedoso procedimiento es «fácilmente adaptable» a las instalaciones existentes en nuestro entorno. «El método está completamente desarrollado para ser industrializado«, concluye Jalel Labidi.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *