Save pagePDF pageEmail pagePrint page

Se pretende mejorar la sostenibilidad y reducir el impacto ambiental de estos sectores, mediante la conversión de sus residuos en biogás.

Los sectores de la agricultura y la acuicultura se encuentran sometidos a una presión muy elevada por mejorar la sostenibilidad y reducir su impacto medioambiental. Ambos generan un volumen abundante de residuos que, en gran medida, ni se someten a tratamiento ni se aprovechan. Ahora, los imùlsores del proyecto BIFFiO pretenden remediar esta situación mediante el desarrollo de un sistema económico y eficiente de aprovechamiento de los recursos, para el manejo de residuos mixtos de la agricultura y su conversión en energía útil.

La idea fundamental del proyecto consiste en mezclar residuos de fácil obtención, procedentes de piscifactorías y estiércol desechado por la agricultura, dentro de un reactor con el fin de obtener biogás; el objetivo es atender la demanda de energía renovable en el sector acuícola y al mismo tiempo suministrar productos fertilizantes a la agricultura.

Este proyecto, iniciado el pasado mes de noviembre, se dedicará en primer lugar a investigar la manera idónea de aprovechar estos residuos para obtener energía renovable, así como a examinar qué nutrientes pueden recuperarse para otros usos.

El siguiente paso consiste en reducir el tamaño de las tecnologías más avanzadas hoy por hoy para el tratamiento de residuos a gran escala y adaptarlas a las condiciones de una explotación, con el fin de producir de forma económica un recurso energético como es el biogás, bien localmente, bien en las cercanías de la explotación.

Durante los próximos tres años, el equipo del proyecto abordará también los distintos retos que afrontan hoy en día estos sectores y estudiará formas nuevas de cumplir los requisitos normativos. Se editará una guía de buenas prácticas para el manejo de los residuos mixtos de la acuicultura y la agricultura con vistas a la producción de energía y el aprovechamiento posterior del digestato.

Por último, se pretende mejorar las normas higiénicas y medioambientales para la cría de peces en sistemas cerrados y disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero y de otros contaminantes generados por el sector agrario.

En el proyecto participan diferentes socios dedicados a la investigación y el desarrollo tecnológico –Teknologisk Institutt (Noruega), la Universidad de Liverpool (Reino Unido) y aqua consult Ingenieur GmbH (Alemania)–, un plantel plurinacional de pymes y usuarios finales de los sectores de la agricultura, la acuicultura y la bioenergía.

El proyecto recibió fondos de la UE por valor de 1,7 millones de euros y está programado hasta octubre de 2016.

Fuente:
Cordis

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *