Save pagePDF pageEmail pagePrint page

La responsable de Residuos del MAPAMA participó recientemente en una jornada sobre residuos y economía circular celebrada en A Coruña, donde repaso los principales puntos del plan de acción de la UE en esta materia.

El MAPAMA analiza en Galicia la estrategia de la UE en Economía Circular
Margarita Ruiz Saiz-Aja, subdirectora general adjunta de Residuos del MAPAMA, durante su inervención

Bajo el título “Plan de Acción Economía Circular. Estado de la negociación de las Directivas de Residuos”, Margarita Ruiz Saiz-Aja, subdirectora general adjunta de Residuos del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA), explicó el pasado 12 de mayo, en una jornada organizada por Sogama en A Coruña, los pormenores del nuevo modelo de economía circular al que España y Europa en su conjunto deben avanzar de cara a alcanzar altos estándares de eficiencia en la gestión sostenible de los recursos.

Durante su alocución, la portavoz del MAPAMA apeló a la necesidad de abandonar el modelo lineal de producir-consumir-tirar y transitar hacia una economía circular, sostenible, hipocarbónica, eficiente en el uso de los recursos y competitiva.

En este sentido, aludió a sus múltiples beneficios, tanto ambientales –constituyendo un excelente instrumento en la lucha contra el cambio climático– como económicos– derivados fundamentalmente del reciclaje– y sociales –se estmia que la aplicación total de la normativa sobre economía circular generaría en España 52.000 puestos de trabajo–.

Ya en el ámbito europeo, se contemplan, entre otras ventajas, la creación de 170.000 puestos de trabajo directos en el sector de la gestión de los residuos hasta 2035, así como una mejora de la competitividad y la seguridad en el suministro de materias primas, el incremento de la innovación y la reducción de 600 millones de toneladas de Gases de Efecto Invernadero.

PLAN DE ACCIÓN

Tal y como explicó la portavoz del MAPAMA, el plan de acción en el ámbito de la economía circular incluye diversas medidas que van desde las puramente regulatorias y legislativas hasta acuerdos voluntarios (como la compra pública verde), el mejor uso de la información y las estrictamente económicas, como es la combinación de los fondos de la UE (Horizonte 2020, EFSI) y financiación privada.

Dicho plan contempla cinco áreas de trabajo claves:

  • La producción, apostando por el ecodiseño a fin de promover la reparabilidad, la durabilidad y la reciclabilidad de los productos.
  • El consumo, haciendo énfasis en la reutilización y reparación de los mismos de cara a evitar la generación de residuos, al tiempo que se apuesta por fortalecer la decisión de los consumidores, proporcionando información fiable sobre el impacto ambiental de los productos.
  • La gestión de residuos, respetando la jerarquía comunitaria.
  • El incremento del uso de materias primas secundarias.
  • La innovación y la inversión, como es la iniciativa Horizonte 2020 (con 650 millones de euros), así como proyectos piloto para analizar los obstáculos que la legislación pone a la innovación y una línea de financiación específica para Pymes.

Entre las medidas aplicadas en 2016, la subdirectora general adjunta de residuos destacó, además de las propiamente legislativas, otras tales como la aprobación del plan de ecodiseño para el período 2016-2019 y la creación de una plataforma sobre pérdidas y residuos alimentarios, así como el desarrollo de guías para facilitar la donación de alimentos y para la elaboración de piensos, que se presentará este año.

De cara también a 2017, anunció, entre otras cuestiones, que se prevé la publicación de la estrategia sobre plásticos; se analizará en detalle los problemas, tanto legales como técnicos y prácticos, derivados de la interfaz entre la legislación sobre químicos, residuos y productos; habrá una propuesta legislativa sobre requisitos mínimos de calidad para el agua reutilizada en regadíos y en recarga de acuíferos; se publicará el Fitness Check sobre ecoetiqueta y EMAS; se establecerá el marco de seguimiento del avance en economía circular, y se lanzará una plataforma de diálogo con los agentes de la economía circular.

NUEVAS REGLAS DE JUEGO A NIVEL NORMATIVO

En el aspecto normativo, avanzó que se establecerán nuevas definiciones de residuos y un método de cálculo basado en el reciclado efectivo y nuevos objetivos de reciclado de residuos municipales para el medio y largo plazo (60% en 2025 y 65% en 2030), con posibilidad de prórroga de 5 años para siete Estados Miembros con porcentajes de reciclado inferiores al 20%, incluyendo una cláusula de revisión en 2025.

La reducción del vertido de residuos municipales constituye otra prioridad, con un porcentaje máximo del 10% para 2030, prohibiendo el depósito en vertedero de los residuos recogidos selectivamente y permitiendo una prórroga de 5 años para los mismos siete Estados Miembros.

Respecto al reciclado de residuos de envases, además de incrementarse los objetivos hasta valores del 75% en 2030, se requiere igualmente una clarificación de las reglas de cálculo, así como una supresión de los objetivos de valorización y de la limitación del máximo de reciclado, segregando los objetivos de reciclado para metales en objetivos específicos para envases de acero y de aluminio.

En prevención, se presta especial atención a flujos de residuos tales como alimentos, textiles, residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE), muebles y materias primas críticas, con posibilidad de establecer un objetivo a nivel nacional, pero basado en la cantidad de residuos vertidos o incinerados, y conexión con la responsabilidad ampliada del productor y el pago en función de la reciclabilidad y reparabilidad.

Sin embargo, recordó que las posiciones de la Comisión Europea, el Parlamento y el Consejo difieren en algunos aspectos, debiendo llegar a puntos de encuentro que finalmente permitan definir criterios únicos.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *