Save pagePDF pageEmail pagePrint page

El año pasado se reciclaron en España casi nueve de cada diez latas de bebidas, lo que representa más de 6.000 millones de estos envases recuperados, según datos de un informe elaborado por la Asociación de Latas de Bebidas, que integra a fabricantes, suministradores de materias primas e industrias relacionadas con este envases. Concretamente, la tasa de reciclado de latas superó el 86,4%, por encima de la media europea del 65%.

latas de aluminio
Las latas de bebidas son la fracción más importante de los envases fabricados con este material. Foto: Arpal

El informe menciona los datos suministrados por Ecoacero y Arpal, según los cuales en 2012 se recuperaron el 89,4% de los envases de acero y el 65,3% de las latas de bebidas de aluminio.

Tras casi 80 años de avances tecnológicos, este envase se ha posicionado como el más reciclado en todos los países donde hay estadísticas al respecto. En el caso de nuestro país, la correcta práctica de los ciudadanos a la hora de reciclar ha llevado a alcanzar esta exitosa cuota de recuperación.

El informe también se posiciona respecto a la posibilidad de aplicar un sistema de depósito, devolución y retorno (SDDR) de este tipo de envases. Según sus autores, el coste de recuperación de latas mediante el SDDR sería 30 veces superior al actual, alcanzando los 0,06 céntimos de euro por envase recuperado, frente a los los 0,002 que representa su gestión mediante el punto verde. Y todo –concluye el informe– para obtener “una tasa de recuperación muy próxima a la actual”.

El proceso de reciclaje

Los envases de acero son los más fáciles de separar del resto de los residuos en las condiciones actuales. Por eso, todos los envases de acero, latas de bebidas y de todo tipo se recuperan conjuntamente mediante separación magnética, tanto en plantas de recogida selectiva de envases ligeros como en plantas de recogida en masa. Siempre que las plantas de residuos dispongan de separadores magnéticos, prácticamente se separa el 100% de los envases de acero, incluso sin sistemas de recogida selectiva.

Las latas de bebidas de aluminio representan la fracción más importante de los envases realizados con este material que se reciclan, y la de mayor valor. La separación magnética del aluminio se realiza mediante la tecnología de corrientes inducidas, forma de separación habitual en las plantas españolas.

La notable mejora producida en los últimos años en el procesado de latas de bebidas usadas de acero y aluminio mediante fragmentación, separación magnética y en algunos casos desestañado químico, permite una mayor valorización de los dos metales, y menor consumo energético al reducir las distancias de transporte.

Por otra parte, mediante una mejora generalizada en los procedimientos de procesado magnético de cenizas de incineradora, también se está consiguiendo en toda Europa recuperar prácticamente el100% de los envases metálicos que llegan a estas instalaciones.

Menor impacto ambiental

Por otro lado, la producción de latas de bebidas ha reducido significativamente el consumo de materias primas y energía, y con ello su impacto sobre el medio ambiente y la generación de residuos. Como ejemplo, su peso medio ponderado se ha reducido en España el 40% desde que se inició la producción en 1981.

En España el 75% de los productos de acero y cerca del 50% de los productos de aluminio que se fabrican utilizan materiales usados como materia prima.

El ahorro energético derivado de reciclar un producto metálico se conserva en el metal, y no hay diferencia de propiedades entre el metal obtenido del mineral y el metal reciclado; tampoco hay un límite en la cantidad de material reciclado que se puede utilizar en un producto (el 100% puede ser reciclado), y por tanto no se puede distinguir qué proporción de metal reciclado contiene. Eso asegura que todas las latas de bebidas recuperadas por cualquier procedimiento serán recicladas al 100%.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *