Investigadores suecos han sustituido los polímeros de origen fósil por acrilato de limonelo obtenido de cítricos en la fabricación de madera transparente, uno de los materiales más innovadores para el sector de la construcción.

Madera transparente más sostenible gracias al uso de residuos cítricos
La última versión de madera transparente desarrollada en el KTH (a la derecha) es más translúcida y está hecha con polímero renovable. Foto: Céline Montanari

Desde que se presentó por primera vez en 2016, investigadores del KTH Royal Institute of Technology, en Estocolmo (Suecia) han trabajado en el desarrollo de la madera transparente como uno de los nuevos materiales estructurales más innovadores para la construcción. Deja pasar la luz natural e incluso puede almacenar energía térmica.

La clave para convertir la madera en un material compuesto transparente es eliminar su lignina, el principal componente de la madera que absorbe la luz. Pero los poros vacíos que deja la ausencia de lignina deben rellenarse con algo que restaure la resistencia de la madera y permita la penetración de la luz.

En las primeras versiones del compuesto, los investigadores del Centro Wallenberg de Ciencias de la Madera del KTH utilizaron polímeros de origen fósil. Ahora, han probado con éxito una alternativa ecológica: el acrilato de limoneno, un monómero hecho de limoneno. Los resultados se publican en la revista Advanced Science.

«El nuevo acrilato de limoneno se fabrica a partir de cítricos renovables, como los residuos de cáscaras que se pueden reciclar de la industria del zumo de naranja», explica la autora principal, la estudiante de doctorado Céline Montanari.

Los investigadores afirman que el nuevo compuesto ofrece una transmitancia óptica del 90 por ciento con un grosor de 1,2 mm y una neblina notablemente baja, del 30 por ciento. A diferencia de otros compuestos de madera transparentes desarrollados en los últimos cinco años, el material desarrollado en el KTH -con un elevado rendimiento mecánico- está destinado a un uso estructural.

Según el profesor Lars Berglund, director del Departamento de Tecnología de Fibras y Polímeros del KTH, la sostenibilidad ha sido siempre una prioridad para el grupo de investigación. «Sustituir los polímeros de origen fósil ha sido uno de los retos que hemos tenido a la hora de fabricar madera transparente sostenible», afirma.

Así, las consideraciones medioambientales y la llamada química verde impregnan todo el trabajo. El material se fabrica sin disolventes y todos los productos químicos proceden de materias primas de origen biológico.

Aplicaciones inexploradas

Los nuevos avances podrían permitir una serie de aplicaciones aún inexploradas, como la nanotecnología de la madera, afirma Berglund. Las posibilidades incluyen ventanas inteligentes, madera para almacenar calor, madera con función de iluminación incorporada…

«Hemos estudiado adónde va la luz y qué ocurre cuando choca con la celulosa -dice Berglund-. Una parte de la luz atraviesa directamente la madera y hace que el material sea transparente. Otra parte de la luz se refracta y se dispersa en diferentes ángulos y produce efectos agradables en aplicaciones de iluminación».

El equipo también está trabajando con el grupo de fotónica del KTH para explorar aún más las posibilidades de la nanotecnología

 

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *