Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

Una empresa del sector de la automoción, una entidad social y una firma de diseño culminan con éxito una experiencia de colaboración intersectorial y suprarreciclaje con el proyecto Cintes Lamp, a través del cual se reutilizan cintas de papel y poliestireno en la fabricación de unas originales lámparas.

Cintes Lamp. Lámparas fabricadas a partir de residuos

Para hacer realidad la economía circular es necesario aprender a ver y pensar fuera del propio ámbito de trabajo. Nunca se sabe dónde puede aparecer una inesperada solución que además puede convertirse en una oportunidad. Esto es lo que justamente han vivido tres organizaciones de ámbitos muy diferentes y que han logrado llevar a cabo un proyecto de economía circular con beneficios para todas las partes implicadas.

Denso Barcelona, empresa perteneciente al grupo japonés Denso, que opera en el sector de la electrónica para automoción, y la asociación AMPANS, que da apoyo a personas con discapacidad intelectual, junto con la empresa Demano producciones sostenibles, que diseña accesorios (bolsos, mochilas, estuches, monederos, etc.) a partir de la reutilización de materiales, han sido capaces de transformar residuos de papel y poliestireno en un nuevo producto: unas lámparas de diseño, de gran calidad, funcionales, que se adaptan bien a cualquier ambiente y con un elevado valor añadido ambiental y social.

Estas lámparas recibieron una mención especial en el marco de los premios de ecodiseño de Cataluña en su edición de 2019.

¿Y cómo llegaron hasta aquí? Denso Barcelona había topado con un residuo que se genera a partir de un material imprescindible en su proceso productivo, las cintas de papel y de poliestireno que llevan insertados los microcomponentes electrónicos que luego se utilizan para la producción de placas electrónicas. Este residuo se trataban mediante valorización energética al no haber encontrado otra alternativa viable desde el punto de vista operativo y económico. Se trata de un residuo muy voluminoso, del cual se generan aproximadamente 80 toneladas al año, aproximadamente el 10% de los residuos generados por la empresa.

Fueron varios los retos que los tres partners tuvieron que superar en el marco de este proyecto, denominado Cintes Lamp. Pero su creatividad y determinación han dado buenos frutos. Durante el proceso, además de estudiar las características del material, también fue necesario estudiar diversas maneras de trabajar el material y técnicas de manipulación y ensamblaje que estuvieran adaptadas a las habilidades y necesidades del personal empleado en el centro especial de AMPANS.

Teniendo en cuenta que se utilizan una media de 30 metros de tira de papel para fabricar una lámpara, la reutilización de todo el material residual que genera Denso Barcelona podría permitir una producción anual estimada de 1.300 lámparas.

Empresas registradas en EMAS

Tanto Desno Barcelona como AMPANS están registradas en EMAS -el sistema de ecogestión y auditoría de la UE-, por lo que están acostumbradas a medir sus resultados ambientales y publicar sus datos, y comparten una misma manera de trabajar integrando los aspectos ambientales tanto a nivel estratégico como en el día a día la actividad de la empresa.

En el caso de Denso Barcelona -ubicada en la comarca del Bages y con una plantilla de 886 personas-, el principio de “residuo cero” ha sido una constante que ha perseguido llevando a cabo más de 60 acciones de mejora para atacar el residuo desde todos sus ángulos, desde la definición de especificaciones técnicas para el embalaje, como los controles operacionales en fábrica, buscar los mejores partners en la gestión de los residuos, o la implantación de “patrullas 5S” y “patrullas ambientales” entre otras cosas. Todas estas acciones han sido siempre acompañadas de actividades de formación y sensibilización que son imprescindibles para que tanto el mensaje como las formas de operar calen en toda la organización y sean realmente efectivas gracias al esfuerzo diario de todo el personal.

No obstante los esfuerzos, la curva de la mejora continua en la reducción de residuos tiende con el tiempo a aplanarse y a veces aparecen caminos sin salida aparente, pero como bien dice Miquel Cols, supervisor de Medio Ambiente y PRL de la empresa “donde uno solo no llega, podemos llegar juntos”.

Esa cultura ambiental facilitó su asociación para este proyecto con AMPANS, ubicada en la misma comarca y que actualmente emplea a más de 860 personas. Esta organización atiende las necesidades de más de 2.300 personas con necesidades de apoyo a través programas y servicios, tales como inserción laboral y centro especial de empleo, hogar y residencia, atención diurna y tutela, entre otros. Su Centro Especial de Empleo ocupa a más de 240 personas en la producción de queso y vinos, bajo las marcas Muntanyola i Urpina, dos supermercados, un centro de jardinería, artes gráficas, servicios de limpieza en oficinas y empresas, servicios a la industria y medio ambiente.

En su política ambiental destaca el fomento de la protección al medio ambiente y trabajar para el desarrollo sostenible. Como explica Albert Ferrer, responsable de medio ambiente “es por eso que los nuevos centros se construyen con pautas de edificios cero emisiones, se realizan proyectos para la reducción de la huella del carbono como instalaciones de autoproducción eléctrica, se dispone de certificación ecológica para la producción agraria, para algunos de nuestros quesos y vinos, se organizan y se participa anualmente en actividades del Let’s Clean Up, se dispone del distintivo de escuela verde, entre muchas otras cosas”.

Ejemplo de economía circular

El resultado de esta colaboración de ambas entidades con Demano fueron estas originales lámparas fabricadas con materiales reciclados procedentes de los residuos de producción de uno de los socios. Un perfecto ejemplo de economía circular y suprarreciclaje que además ayuda a sostener un proyecto solidario como el de AMPANS.

Este proyecto obtuvo además el apoyo de la Agencia de Residuos de Catalunya para la realización del estudio previo y las pruebas.

Cabe destacar que, Cataluña es la CCAA con mayor número de registros EMAS, y como administración siempre ha apostado por EMAS, esto ha facilitado que, a lo largo de los años y gracias al apoyo dado para la creación del Club EMAS, se haya generado una “comunidad EMAS” cohesionada y muy activa que está siendo capaz de generar proyectos de colaboración entre empresas en el marco de la economía circular. Este es solo uno de los primeros proyectos que se han activado y, desde luego, no será el último.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *