Save pagePDF pageEmail pagePrint page

Indumetal Recycling lidera una investigación para reciclar la fracción plástica en el proceso de tratamiento de RAEE y obtener un nuevo subproducto de alta calidad.

Indumetal Recycling lidera el Proyecto FENIX
De izquierda a derecha, Juan Carlos Sánchez (Indumetal Recycling), Rubén Ealo (Zicla Euskadi), Ander Elgorriaga (IHOBE), Goio Borge (Zicla Euskadi), Rafael Migue (Gaiker-IK4), Manuel Aduna (Aligoplast) y Dorleta Guarde (Indumetal Recycling)

En el proceso de reciclaje de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) intervienen diferentes procesos de trituración, separación y clasificación, que generan una fracción plástica de composición muy heterogénea. Debido a su gran componente de mezcla, esta importante fracción residual del proceso de reciclaje de RAEE aún termina en los vertederos. Frente a esta situación, el proyecto FENIX que lidera Indumetal Recycling y en el que colaboran el Gobierno Vasco a través de su Sociedad Pública IHOBE, la ingeniería de economía circular Zicla, el Centro Tecnológico Gaiker-IK4 y el fabricante de granza plástica de calidad Aligoplast, permitirá reducir esta fracción, evitando el vertido –y desperdicio– de este material.

Actualmente, la planta de Indumetal Recycling en Asúa (Bizkaia) genera entre 3.000 y 5.000 toneladas anuales de este material que se presenta molido y en trozos de menos de 15 mm de diámetro. Se trata de una mezcla de materiales potencialmente valorizables, principalmente plásticos de distinta naturaleza y restos metálicos, que recuperados por separado y con una calidad suficiente pueden ser introducidos en el mercado de materiales reciclados. Según las investigaciones del consorcio, podría ser la primera solución práctica encontrada a esta corriente de residuo.

Pionero en Europa

La novedad de la tecnología para la separación de mezclas plásticas que se está desarrollando está basada en un novedoso concepto de fusión y filtrado de materiales según flujos y temperaturas. Se trata de un proceso pionero en Europa, y que supondría por tanto un hito relevante dentro de las tecnologías limpias aplicadas a la gestión de RAEE, no sólo para la planta vasca, sino también para su implantación como línea de negocio independiente a nivel internacional.

El resultado de este proceso innovador será un producto plástico (granza) basado en plásticos estirénicos de alta calidad y adecuados para su reincorporación al mercado como nueva materia prima. Según los impulsores del proyecto, con la nueva tecnología propuesta podrían valorizarse solo en Euskadi un total de 18.900 toneladas de esta fracción de RAEE en 3 años; y en 5 años, la cantidad alcanzada rondaría las 31.500 toneladas.

Este proyecto está apoyado activamente por el Departamento de Medio Ambiente y Política Territorial del Gobierno Vasco, tras ser seleccionado como uno de los mejores de la Convocatoria 2014 de Proyectos de Demostración en Economía Circular, debido a su contribución a la mejora ambiental, el impulso a la economía verde y la ecoinnovación y la colaboración de toda la cadena de valor para obtener un subproducto de alta calidad, destinado a incorporarlo de nuevo al mercado industrial a partir de lo que ahora sólo son residuos que se envían principalmente a vertedero.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *