Save pagePDF pageEmail pagePrint page

Sistemas de depósito y devolución para teléfonos móviles o programas de responsabilidad ampliada del productor para alfombras, son algunas de las medidas recogidas en un estudio para avanzar hacia una economía circular.

El estudio propone crear incentivos económicos que fomenten el reciclaje

Un nuevo estudio recientemente publicado asegura que el uso de instrumentos económicos para incentivar el reciclaje pueden acercar a Europa hacia un nuevo modelo de economía circular. El documento, elaborado por Rezero y publicado por la Plataforma Reloop y Zero Waste Europe, examina las medidas y programas de incentivos existentes, como los que se han desarrollado en algunas zonas para envases de bebidas, e identifica otras corrientes de residuos adicionales que podrían beneficiarse de este tipo de medidas.

Se prevé que la aplicación de medidas tales como programas de depósito y devolución, impuestos reembolsables o programas de recompra conducirían a una reducción importante de la basura que se abandona en el entorno y una reducción significativa en la contaminación por plástico. Estos instrumentos son ya ampliamente utilizados en el sector privado, pero todavía tienen que ser utilizados plenamente desde una perspectiva de políticas públicas.

El informe pone el foco en algunas medidas clave que podrían adoptarse de manera inmediata, con la actual legislación

El estudio destaca el hecho de que, a pesar del respaldo generalizado a la economía circular, las actuales políticas fiscales continúan incentivando un modelo de economía lineal. Esto queda patente, indica el informe, en las pobres tasas de recogida de ciertos residuos como textiles (<20%), colillas de cigarrillos (<35%), baterías (<40%), o en otras incluso menores para otros tipos de residuos como las cápsulas de café. Y alerta de que sin incentivos económicos potentes a la recogida, es poco probable que estas cifras mejoren.

El estudio propone una serie de instrumentos económicos para aumentar la recogida y recuperación de varias corrientes de residuos, entre ellos:

  • Un sistema de depósito para teléfonos móviles: Se trataría de complementar los actuales sistemas de responsabilidad ampliada del productor para residuos de aparatos eléctricos y electrónicos con un depósito reembolsable aplicable a los teléfonos, con el objetivo de proporcionar incentivos para aumentar los índices de recuperación de un producto que contiene importantes cantidades de materiales escasos y estratégicos.
  • Un nuevo sistema de responsabilidad ampliada del productor para alfombras usadas, que ayudaría a mejorar las raquíticas tasas de reciclaje de estos residuos, por debajo del 3%.
  • Un sistema de depósito para los vasos y tazas de café que fomente el uso de vasos reutilizables, lo que permitiría reducir los más de 15.000 millones de vasos de un solo uso que se desechan en Europa cada año.
  • Un sistema de recompra y reutilización de muebles. Estos residuos voluminosos representan el más del 4% del total de residuos municipales y entre un 80-90% se incineran, mientras que solo un 10% se recicla.

Este informe pone el foco en algunas medidas clave que podrían adoptarse de manera inmediata, con la legislación ya existente, para que Europa de un gran paso adelante hacia la economía circular. Pero sus autores aseguran que sería esencial considerar todas las medidas posibles.

Según ha explicado el director de Zero Waste Europe, Joan Marc Simon, “la transición de una economía lineal a una circular necesita cambiar los incentivos económicos. Este estudio proporciona las herramientas para duplicar o hasta triplicar las tasas de recogida de una variedad de materiales, incluyendo flujos de residuos en los que ya existen esquemas de responsabilidad extendida del productor”.

Por su parte, Clarissa Morawski, directora general de la Plataforma Reloop, explica que “el reembolso de un depósito se ha usado para recuperar grandes cantidades de envases de bebidas vacíos durante décadas”. Recuerda que existen más de 35 sistemas de este tipo con resultados exitosos en todo el mundo, por lo que considera que “tal vez sea el momento de que los gobernantes consideren este instrumento en sus propios países y regiones”.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *