Esta original propuesta pasa por rediseñar el envase para crear una cámara de aire que permita su flotabilidad, lo que ayudaría a que los residuos vuelvan a la orilla o puedan ser recogidos en la superficie.

Gravity Sistem garantiza la flotabilidad de los envases

Un nuevo sistema pionero e innovador puede ayudar a reducir la cantidad de envases de plástico, vidrio o metal que llegan al fondo de nuestros sistemas marítimos y fluviales. Se trata de Gravity System, un desarrollo que consiste en rediseñar el envase para permitir una pequeña concavidad en la parte inferior a la que incorporarle una tapa del mismo material, creando así una cámara de aire que garantiza su flotabilidad.

Según explica su creador, Rafael Alcaide, «somos conscientes de que lo ideal sería no generar plásticos, pero también sabemos que actualmente es una opción casi imposible». Con Gravity System, todos aquellos envases que acaben llegando a mares, ríos y océanos permanecerán semisumergidos, por lo que tendrán más posibilidades de llegar a la orilla por la acción del viento y por las olas, en mayor medida. Y aquellos que no lograran llegar a la orilla se podrían recoger fácilmente en la superficie, con lo que se evitarían los graves problemas de los fondos marinos donde la presencia de envases es cada vez más importante y genera graves e irreparables daños en su ecosistema.

Según un reciente informe de la organización internacional para la protección de los océanos del mundo, Oceana, los residuos que son expulsados a la superficie por ríos, mares y océanos, suponen únicamente el 1% del total de residuos que se vierten a los océanos. El 99% restante acaba a diferentes profundidades y pone en peligro zonas de alto valor biológico.

Este nuevo sistema garantiza la flotabilidad de todos los envases, incluso si están rotos o en mal estado, ya que el mismo envase protege la zona donde está ubicada la cámara de aire y ello permite la flotabilidad.

Uno de los problemas más graves en los envases que van a parar a mares y océanos es el que se produce cuando la tapa o el tapón se desprenden del envase, provocando el hundimiento inmediato del mismo. Aún en estos casos, Gravity System consigue mantener a flote el envase.

La versatilidad del sistema permite el empleo de distintos materiales para su elaboración y se pueden obtener diferentes medidas. Es por ello que con los materiales más básicos y un tamaño standard el coste puede ser muy poco significativo.

Gravity System se adapta a cualquier tipo de envase mediante un sistema de fusión del mismo material, obteniendo de esta manera un resultado óptimo en cuanto a diseño pero también, y más importante, en cuanto a la baja probabilidad de desprendimiento.

Este sistema ha sido pensado y diseñado con el fin de ofrecer una alternativa a la contaminación generada por una producción mundial desmesurada e incesante de envases que en gran medida acaban llegando a nuestros sistemas marítimos y fluviales.

«Todo surgió de la preocupación por ver cada vez más contaminados los fondos marinos», explica Rafael Alcaide. «Con este pequeño rediseño podemos generar un gran cambio en el impacto ambiental, favoreciendo el bien más preciado, nuestro planeta».

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *