Casi un 85% de las personas participantes cree que devolver los envases de bebidas en la tienda y recuperar así el dinero dejado previamente en concepto de depósito es una muy buena idea.

La mayoría de los españoles, favorables a un sistema de depósito y devolución de envases

Casi un 85% de los españoles estaría a favor de introducir en nuestro país un Sistema de Depósito, Devolución y Retorno (SDDR) para envases de bebidas, una práctica que consiste en que el consumidor deje un pequeño depósito de unos céntimos cuando compra aguas, cervezas, zumos o refrescos, y que recupera cuando devuelve al comercio el envase vacío. Esta es la principal conclusión que se extrae de una encuesta realizada recientemente por la consultora LinQ Market Research y presentada por un conjunto de 20 entidades de la sociedad civil que, también a inicios de año, denunciaron a España ante la Comisión Europea por no cumplir los objetivos de reciclaje y reutilización de la UE para 2020.

Las organizaciones -entre las que se incluyen Greenpeace, Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción o Rezero, entre otras- han querido presentar la encuesta en el marco de la semana europea de prevención de residuos y justo cuando se acaba de constituir la ponencia en el Congreso de los Diputados para aprobar la Ley de Residuos, cuyo borrador abre la puerta a poner en marcha este sistema en España.

El vidrio y el plástico son los materiales que los encuestados ven más adecuados para incluirlos en un SDDR, seguidos del aluminio, el acero y el cartón (briks). Cabe destacar, sin embargo, que el Ministerio de Transición Ecológica, en su proyecto de Real Decreto de envases, no contempla la opción de incluir el vidrio en un hipotético SDDR.

El 84,8% de las personas participantes cree que devolver los envases de bebidas en la tienda y recuperar así el dinero dejado previamente en concepto de depósito es una muy buena idea (le dan una nota del 7 al 10), dándole a la iniciativa la máxima nota posible, un 10, el 58%. En total, el 95% de las personas interrogadas aprueban la medida (nota del 5 al 10) de vender las bebidas con depósito y es el colectivo de mujeres jóvenes, entre 18 y 24 años, el que más valora el hecho de poder retornar latas, botellas y briks a la tienda.

Menos contaminación

Para el 88% de las personas encuestadas, la consecuencia directa de contar con un Sistema de Depósito para envases de bebidas sería la reducción de la contaminación en los entornos urbanos, naturales y marinos. Una percepción que está en línea con un informe de la empresa pública Tragsatec sobre la viabilidad económica y medioambiental del Sistema de Depósito, y según el cual la cantidad de envases de bebidas dispersada anualmente en el medio ambiente como basura se reduciría en 6.752 toneladas, limitándose a 2.193 toneladas anuales en un esquema focalizado sólo en latas y botellas de plástico.

Por otro lado, si bien el Gobierno contempla la posibilidad de poner en marcha un SDDR si no se alcanza el 70% de botellas de plástico de un solo uso recuperadas en 2023 y el 85% en 2027, hasta un 93% de las personas encuestadas considera que el sistema debería aprobarse cuanto antes.

A la vista de los resultados de la encuesta, las entidades que lo han presentado han manifestado que «la introducción de un Sistema de Depósito ambicioso, que permita retornar botellas de vidrio, plástico, latas y briks a los comercios, cuenta, en pleno debate político, con un apoyo masivo de la opinión pública».

 

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *