Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

La compañía invertirá 25 millones de dólares en la construcción de una planta piloto para probar la tecnología que permitiría fabricar a partir de residuos productos de la misma calidad que los obtenidos con materias primas fósiles.

BP desarrolla una tecnología de reciclaje mejorado de plástico PET

La multinacional energética BP ha desarrollado una tecnología de reciclaje mejorada, denominada BP Infinia, que permite que los residuos plásticos de tereftalato de polietileno (PET) actualmente no reciclables se desvíen de los vertederos o de la incineración y, en su lugar, se transformen de nuevo en materias primas nuevas y de calidad virgen.

La compañía ha anunciado la inversión de 25 millones de dólares para construir una planta piloto EE.UU. en la que probar la tecnología, antes de avanzar a su comercialización a gran escala.

Tufan Erginbilgic, director ejecutivo de BP Downstream, dijo: «Consideramos que nuestra tecnología Infinia cambia las reglas del juego para el reciclaje de plásticos PET. Es un paso importante para permitir una economía circular más fuerte en la industria del poliéster y ayudar a reducir los residuos plásticos no gestionados».

El PET es el plástico más utilizado para el envasado rígido de bebidas y alimentos. Alrededor de 27 millones de toneladas de PET al año se utilizan en estas aplicaciones en todo el mundo, y la mayoría -alrededor de 23 millones de toneladas- se utilizan en las botellas.

Aunque el PET es uno de los tipos de plástico más ampliamente reciclados, menos del 60 por ciento del PET utilizado para las botellas se recoge para su reciclaje y solo el 6 por ciento del total se devuelve en forma de nuevas botellas, según la consultora especializada Wood MacKenzie Chemicals. El resto se recicla y reutiliza en productos de menor valor y peor calidad – proceso conocido como downcycling– antes de convertirse en residuos, o bien se destina a vertedero e incineración.

Nuevos envases de PET a partir de residuos

La tecnología BP Infinia está diseñada para convertir los residuos plásticos de PET difíciles de reciclar, como las bandejas negras de comida y las botellas de colores, en materias primas recicladas que son equiparables a las fabricadas a partir de fuentes tradicionales de hidrocarburos.

Estas materias primas recicladas pueden utilizarse para fabricar nuevos envases de PET que pueden reciclarse una y otra vez. Esto podría reducir la necesidad del downcycling y desviar los residuos plásticos de los vertederos y la incineración.

Charles Damianides, vicepresidente de Tecnología Petroquímica, Licencias y Desarrollo de Negocios, asegura que «esta innovación puede contribuir definitivamente a hacer que todos los tipos de residuos de poliéster sean infinitamente reciclables».

La nueva planta piloto de BP se ubicará en su centro de investigación y desarrollo en Naperville, Illinois. Se espera que esté operativa a finales de 2020 para probar la tecnología de forma continua.

La compañía ve potencial para desarrollar múltiples plantas comerciales a gran escala utilizando esta tecnología en todo el mundo. Si se despliega a escala en varias instalaciones, BP estima que la tecnología tiene el potencial de evitar que miles de millones de botellas y bandejas de PET terminen en vertederos o en incineradoras cada año.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *