Save pagePDF pageEmail pagePrint page

La nueva planta de reciclaje puesta en marcha en Areosa permitirá recuperar 30.000 toneladas al año, un 62% del material recibido.

El reciclaje de vidrio casi se duplicará en Galicia
Un momento de la visita a la nueva planta de reciclaje de vidrio

La planta de reciclaje de vidrio puesta en marcha por Daorje Medioambiente en Areosa (Cerceda-A Coruña) permitirá incrementar en un 80% las toneladas anuales recuperadas de este material en Galicia. Con la puesta en servicio de estas instalaciones, Galicia pasará de 38.000 toneladas recicladas al año a 68.000.

Esas 30.000 toneladas que se recuperarán en la nueva planta representan un 62% de las entradas de vidrio destinadas para tratamiento. Dichas entradas proceden, por un lado, de la selección mecánica en mesas densimétricas que se realiza en la Planta de Reciclaje, Tratamiento y Elaboración de Combustible (PRTE), y por otro, de lo ya acopiado en el vertedero de residuos no peligrosos del Complejo Medioambiental de Cerceda, gestionado por Sogama.

El conselleiro de Medio Ambiente, Territorio e Infraestructuras, Agustín Hernández, asistió a la puesta en servicio de esta nueva planta de tratamiento de vidrio y destacó que con esta nueva planta se “consigue una solución a un problema histórico gracias al acuerdo con Ecovidro y Daorje”.

Hernández añadió que se “trata de una solución que, además, disparará las cifras de recuperación de vidrio en la comunidad, permitiéndonos cumplir con los objetivos del Plan de gestión de residuos y situando a nuestra Comunidad a la cabeza en el ranking nacional de kg de vidrio recuperado por habitante durante los próximos años”. Galicia se convertirá en la cuarta comunidad autónoma con mayor reciclaje de vidrio, una importante subida si tenemos en cuenta que en el año 2012 se situaba en el puesto 12.

Esta planta tiene como objetivo la recuperación del vidrio que llega entre la basura de la bolsa negra (recogida en masa), y que permitirá casi duplicar las toneladas de este material que se recuperan en Galicia.

El responsable de Medio Ambiente subrayó “la necesidad de impulsar en Galicia un modelo de gestión más sostenible y acorde con la normativa europea”, y añadió que para “eso tenemos en marcha el Plan de gestión de residuos urbanos de Galicia 2010-2020, un ambicioso plan al que poco a poco estamos dándole cumplimiento, dando pasos en la dirección correcta”.

Instalaciones

La nueva instalación, que cuenta con 300 metros cuadrados y requirió una inversión de medio millón de euros, es la primera en España diseñada para procesar la fracción más pequeña y fina de residuos sólidos urbanos –la menor a 40 mm, entre la que se encuentra el vidrio–. El ciudadano no siempre realiza una correcta separación de los envases, de ahí que el vidrio acabe con frecuencia en la bolsa negra, la destinada a los residuos no reciclables.

Una vez recuperado en la planta de Areosa, el vidrio será enviado a la planta de clasificación de Daorje Medioambiente en Verín (Ourense) para su posterior valorización en vidrieras.

Estas instalaciones traen consigo una serie de beneficios medioambientales, entre los que destacan:

  • Reduce en gran medida el volumen de residuos destinados a vertedero.
  • Contribuye a disminuir la contaminación del aire hasta en un 20%, debido la que se utiliza menos combustible para fabricar nuevos envases, aminorando la producción de gases en el proceso de fundición.
  • Favorece el ahorro de energía y materias primas. En este sentido, es importante recordar que el vidrio se puede reciclar indefinidamente, sin perder un ápice de sus cualidades.
  • Además de estas ventajas medioambientales, desde la dimensión económica y social, la planta posibilitará la creación de nuevos empleos –un total de 8, entre las instalaciones de Cerceda y Verín–, un dato que sin duda suma en el haber del proyecto.

Se trata de la primera vez en su historia que la Sociedad Gallega de Medio Ambiente (Sogama) promueve una iniciativa de estas características, con la que, además, obtendrá unos importantes beneficios económicos calculados en aproximadamente 450.000 euros anuales.

Agustín Hernández subrayó que este “esfuerzo de la Administración necesita de la colaboración de los ciudadanos para seguir reduciendo las aportaciones a la escombrera de Sogama e incrementar las tasas de reciclaje, algo que, por otra parte es lo que más les conviene, económicamente, a los ayuntamientos”.

Señaló que desde “la Xunta de Galicia animamos a todos los ayuntamientos a que incrementen sus cifras de recogida selectiva ya sea de vidrio, como plástico y cartón, ya que además de un mejor cuidado de en medio ambiente, obtendrán un beneficio económico”.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *