El próximo 21 de octubre se abrirá el plazo de un nuevo programa de ayudas a entidades locales y a empresas dotado con 13 millones de euros procedentes de los fondos Next, con los que se financiarán nuevos proyectos circulares y de gestión de residuos

Euskadi aprueba su plan de economía circular y bioeconomía 2024
El portavoz del Gobierno Vasco, Bingen Zupiria, junto con la consejera de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medio Ambiente, Arantxa Tapia, tras el Consejo de Gobierno de ayer

El Gobierno Vaso dio luz verde ayer a la aprobación del Plan Estratégico de Economía Circular y Bioeconomía de Euskadi 2024, un plan que por primera vez recoge el impulso a la bioeconomía a través de tecnologías innovadoras y apuesta por un nuevo modelo de producción y consumo para apoyar la transición de Euskadi hacia una economía más eficiente.

Elaborado por el Departamento de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medio Ambiente, el Plan pretende dar respuesta a una serie de retos como son impulsar la creación de nuevos modelos de negocio más circulares; innovar en materiales (avanzados y renovables), procesos y productos; prolongar la vida útil de los productos; reducir el consumo de materias primas y la generación de residuos; fomentar un modelo de consumo más circular; reducir el desperdicio alimentario; promover el uso más eficiente de plásticos; aumentar la reutilización, reciclaje y recuperación de residuos, e incrementar el uso de materias primas secundarias.

Afrontar estos retos, involucrando a empresas, administraciones y ciudadanía, permitirá posicionar a Euskadi como un referente en la transición a una economía circular y en bioeconomía circular. Precisamente, la bioeconomía es un aspecto al que se quiere dar especial impulso con este plan. Comprende aquellos sectores de la economía que emplean recursos biológicos renovables de la tierra y el mar -como cultivos, bosques, animales y microorganismos- para producir alimentos, materiales y energía, combinando la gestión sostenible de los recursos naturales con nuevas soluciones tecnológicas. Todo ello para crear una nueva generación de productos que reemplacen lo que hoy producimos con combustibles fósiles. Constituye una oportunidad para crear valor económico, social y ambiental mediante la combinación de la ecología, la economía y la innovación.

Alineado con el Plan de acción para la economía circular de la Comisión Europea, el Plan de Economía Circular y Bioeconomía de Euskadi 2024 establece cuatro ejes estratégicos: la producción, el consumo, la gestión de residuos y materias primas secundarias, y la competitividad e innovación.

Se recogen once líneas de actuación (Nuevos modelos de negocio circulares y de alto valor añadido; Innovación y nuevas tecnologías en economía circular y bioeconomía; Nuevos materiales sostenibles; Ecodiseño de productos y edificios; Fabricación eficiente y explotación de recursos sostenible; Fortalecer las oportunidades de la bioeconomía circular; Consumo circular; Generar demanda y condiciones de mercado; Despilfarro alimentario; Consumo de plásticos; Gestión sostenible de residuos; y Materias primas secundarias), que contemplan 53 acciones concretas. Estas líneas de actuación y acciones van dirigidas a impulsar la transición de Euskadi hacia una economía más eficiente en el uso de los recursos a través de la innovación orientada hacia un nuevo modelo de producción y consumo.

53 acciones

Entre estas acciones destacan la creación del Baque Circular Hub (Centro de Servicios Avanzados en Economía Circular de Euskadi); el refuerzo de la inversión pública y privada en proyectos de innovación en economía circular y bioeconomía; el despliegue de proyectos de investigación para el desarrollo de nuevos materiales, o el impulso del Basque Ecodesign Center en el desarrollo de proyectos para la mejora de la competitividad y la tracción de la cadena de valor y ampliación de su ámbito de actuación a nuevos sectores (construcción, financiero…).

Otras acciones previstas son el desarrollo de un programa de apoyo a la ecoproductividad en pymes denominado “Pyme circular”; la creación de alianzas duraderas con los agentes tecnológicos europeos tractores en bioeconomía circular; la inclusión de nuevos criterios de economía circular y bioeconomía en el Programa de Compra y Contratación Pública Verde de Euskadi 2030, o la concienciación de la ciudadanía en un modelo de consumo alimentario más responsable, incidiendo en la problemática del desperdicio de alimentos.

El Plan prevé también el establecimiento de acuerdos voluntarios con agentes clave para lograr que el 75% de los envases de plástico que se consuman sean reciclables y eliminar las bolsas de plástico de un solo uso y no reciclables; la incorporación y desarrollo de nuevas tecnologías de tratamiento de residuos más eficientes, y la potenciación de un sector avanzado de gestión de residuos en Euskadi, así como la elaboración y distribución de guías de materiales reciclados y renovables para incorporar en los proyectos de construcción.

45 millones: Presupuesto y ayudas

El presupuesto previsto para la implementación del Plan de Economía Circular y Bioeconomía de Euskadi 2024 asciende a 45 millones de euros -31,9 millones de recursos propios y 13 millones adicionales procedentes de los fondos europeos Next Generation-.

En este marco, el Departamento de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medio Ambiente del Gobierno Vasco ha diseñado una línea de ayudas con esos 13 millones de euros de los fondos de recuperación, con el objetivo de acelerar las inversiones necesarias para garantizar el cumplimiento de los nuevos objetivos comunitarios en materia de gestión de residuos municipales y de envases y residuos de envases.

Estas subvenciones, que se convocarán en los próximos días, buscan fomentar la economía circular en Euskadi y, en concreto, se destinarán a la implantación de nuevas recogidas separadas, especialmente biorresiduos, y mejora de las existentes; construcción de instalaciones específicas para el tratamiento de los biorresiduos recogidos separadamente; construcción de nuevas instalaciones de preparación para la reutilización y el reciclado de otros flujos de residuos recogidos separadamente, así como a inversiones relativas a instalaciones de recogida (como puntos limpios), triaje y clasificación (envases, papel, etc.), mejora de las plantas de tratamiento mecánico-biológico existentes y para la preparación de combustibles sólidos recuperados (CSR).

Las ayudas podrán ser solicitadas por municipios u otras entidades locales (diputaciones forales, mancomunidades, cuadrillas, etc…), o los consorcios constituidos por dichas entidades locales y las sociedades públicas que tengan asumida la competencia de prestar los servicios de recogida o de tratamiento de residuos; entidades jurídicas públicas y privadas (empresas, asociaciones, gremios, fundaciones, entidades sin ánimo de lucro, escuelas y universidades, etc.) que generen residuos comerciales no peligrosos o domésticos generados en las industrias, y presenten un proyecto de recogida separada; y gestores de residuos.

 

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *