Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

La medida propuesta por la Comisión Europea contempla aplicar una tasa de 0,8 €/kg al peso de los residuos de envases plásticos que no se reciclen.

Europa contempla aplicar un impuesto a los residuos plásticos

La implantación de un impuesto europeo sobre los residuos plásticos está ganando impulso como una forma de aportar nuevas fuentes de ingresos al presupuesto de la UE. Dado que un acuerdo para aumentar significativamente el presupuesto de la UE parece «poco probable», según un memorándum sobre las negociaciones del próximo presupuesto para 2021-2027, elaborado por la Presidencia rotativa de Finlandia, la propuesta de la Comisión Europea para aplicar un impuesto al plástico ha obtenido un «amplio apoyo» entre los estados miembros de la UE.

Se estima que el plan del Reino Unido para abandonar la Unión Europea dejará un agujero de 13.000 millones de euros en el presupuesto anual de la UE, según la Comisión Europea. Para llenar ese vacío, la Comisión sugirió varias ideas cuando presentó su propuesta de presupuesto el año pasado. Estos incluyeron la introducción de un impuesto corporativo a toda la UE, o desviar el 20% de los ingresos del programa de comercio de carbono de las arcas nacionales al presupuesto de la UE.

Pero de todos ellos, «solo la propuesta de un recurso propio basado en los residuos plásticos cuenta con un amplio apoyo«, dice la Presidencia finlandesa en su memorándum.

El impuesto sobre el plástico se considera «la forma más prometedora» de aportar fuentes propias de ingresos adicionales al presupuesto de la UE, confirmó una fuente de la UE que sigue las discusiones presupuestarias entre los estados miembros.

Las contribuciones basadas en el plástico se calcularían aplicando una tasa de 0,8 €/kg al peso de los residuos de envases de plástico que no se reciclan, con un promedio de 6.600 millones de euros al año, según los cálculos de la Comisión.

Sin embargo, la propuesta «no cuenta con el apoyo total» de todos los países de la UE, y los estados miembros del Este, en particular, expresan dudas sobre la naturaleza «regresiva» del impuesto, que afectaría a los países más pobres de la UE más que a los más ricos. Los más críticos son «los grandes de Europa del Este», dijo la fuente de la UE.

Fuente:
Euractiv

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *